Raúl Finucci

PUEBLOS OLVIDADOS O NO TANTO

Salimos de Bragado con rumbo al Oeste, transitando la Ruta Nacional N°5, a unos escasos 30 kilómetros llegamos a la entrada de Comodoro Py, un pueblito que está a mano izquierda, a 8 kilómetros por camino de tierra, arenoso, en buen estado.A la derecha del camino vemos una estancia, sin nombre en sus tranqueras, con importante casco y grandes galpones. Se la ve activa, con movimiento, y eso es bueno.

Al llegar a la vía muerta que da comienzo al pueblo, vemos a un joven con su mochila esperando que alguien salga y lo lleve.

Luis Py nació en 1819, en Barcelona, y llegó al Río de la Plata a los 24 años, para ingresar en la Escuadra Argentina y participar del bloqueo a Montevideo bajo las órdenes del almirante Brown. Py combatió contra el Paraguay en la Guerra de la Triple Alianza, pero alcanzó su gloria cuando logró que la Argentina retuviera la soberanía de las costas patagónicas en Santa Cruz, en disputa con los chilenos.
Sabemos qué representa hoy la mención de “Comodoro Py” por eso es increíble la ironía que nos presenta la historia: dos de las embarcaciones que acompañaron a Py en su cruzada por defender tierras santacruceñas fueron las llamadas “Constitución” y “República”.
Dejando la historia de lado, volvemos a las calles del pueblo, nacido a orillas de un ferrocarril que lo ha abandonado a su suerte, que por hoy no es la mejor.
Sus casi 700 habitantes, solo pueden salir de allí cada día para trabajar en Bragado o 9 de Julio –por citar las dos ciudades cercanas- solo si tienen vehículo, porque solo hay combi los lunes, miércoles y viernes, lo que evidentemente no permite que nadie tome un trabajo diario fuera de allí.
Una vez que recorrimos el pueblo, paramos para recoger al joven que aún esperaba.
No puedo dejar de pensar en la precariedad estructural que hay a poco más de 200 kilómetros de Buenos Aires.
Quien viva en Comodoro Py (partido de Bragado), está abandonado a su suerte o a la buena voluntad de los vecinos, sin que autoridad alguna se moleste en brindar un servicio mínimo, y digo “servicio” porque nunca será un negocio, eso está claro.
Como saben quienes me leen o escuchan, vivo en Mechita (2.500 habitantes aproximadamente), a 8 kilómetros de Bragado. Cuando dejó de funcionar el tren local, hace un par de años, nadie podía cumplir con su trabajo, en aquella ciudad, ni asistir al colegio, ni al hospital.
Los que perdieron el trabajo inmediatamente fueron los más perjudicados, sin dudas.
Solo podía contar con algún vecino, pagar un remis o jorobarse.
A las autoridades municipales de aquel momento no les importó nada, no brindaron solución alguna y a quienes manejaban los ferrocarriles, menos. La diferencia es que al tratarse de la cantidad de habitantes de este pueblo, finalmente un particular puso un servicio de combi que es muy útil, pero durante muchos meses el tema fue realmente preocupante para quienes no tienen auto.
Evidentemente pasa lo mismo con Comodoro Py.
Otro tema que me surgió inmediatamente, es el de quienes se muestran preocupados por los pueblos en extinción. Hacen páginas web, ONG y toda clase de movimientos intelectuales, que están direccionados al turismo rural, que ya está saturado de ofertas y solo da trabajo a propietarios, con algún empleado y durante fines de semana o alguno de los feriados largos que se fueron inventando en los últimos años, para tratar que trabajemos menos que en la Antigua Roma o Grecia.

Si el Estado, a través del Gobierno Nacional, provincial o los Gobiernos Municipales, no se ponen a trabajar, todos los pueblos van a a desaparecer, porque en este siglo no se puede vivir sin conección entre pueblos y ciudades; la gente no puede trabajar y los jóvenes no pueden progresar. Se convierten en peones o changarines, y no es justo ni para ellos, ni para sus padres ni para el país.

Opinión

Esta sí es una nueva etapa para los que colaboramos con EL TRADICIONAL desde sus comienzos. Hemos transitado la primera época del tabloide en blanco y negro pasando por los dos colores, cuatro colores y luego un gran cambio; formato revista a todo color y acompañando al éxito editorial de aquellos años: EL FEDERAL.

LAS ARMAS DE JUAN MOREIRA

por Guillermo Palombo

Juan Moreira es un personaje evasivo para quien intente escribir su biografía, y por lo mismo resulta provocativo para cualquier investigador, que se podría dar por bien satisfecho con solo lograr esclarecer los puntos fundamentales de su vida criminal o atar algunos cabos sueltos de la personal.

NO DEJE DE LEER ESTO...

Mucho camino hemos transitado desde que en agosto de 1996 comenzamos a editar EL TRADICIONAL en formato tabloide en blanco y negro.

El tradicionalismo fue nuestro ámbito y luego nuestros lectores comenzaron a llegar desde otros estratos; investigadores, lectores avanzados de historia, divulgadores, etc.

Así llegamos a compartir nuestra edición mensual, en formato revista, en colores, junto a la exitosísima revista EL FEDERAL, que vendía más de 30.000 ejemplares semanales. Ambos aparecían en una bolsita una vez por mes. Luego se separó EL TRADICIONAL y llegamos a vender más de 6.000 ejemplares, lo que es mucho para una revista sectorizada.

Ya hacía mucho que transitábamos tempranas horas en Radio Belgrano y luego pasamos a AM 990 Radio Splendid donde hoy estamos con mucha audiencia afortunadamente, en todo el país, gracias a su alcance nacional. Y no nos olvidemos de las emisoras de FM zonales que nos piden el programa para emitirlo unas horas más tarde, como Radio Pampa de Bragado; La Folklórica del Paraná en Entre Ríos y Radio El Palenque de Areco.

La revista solo nos daba satisfacciones y nos daba conocimiento nacional. Desde todos los rincones del país nos llegaban cartas.

Pero un día su creador, Raúl Moneta (a quien siempre estaré agradecido), se enfermó lamentablemente, y a su hijo empresario, no le interesan demasiado las cuestiones de nuestro pasado campero, el caballo y la historia, con lo cual, EL FEDERAL dejó de editarse y con ella EL TRADICIONAL, cerrando finalmente todos sus medios.

Hicimos el enorme esfuerzo, junto a mi esposa, nuevamente como en 1996, de volver a editar en papel de diario y formato tabloide, pero para ir a los quioscos necesitábamos más de 20.000 ejemplares impresos mensualmente, lo que no es posible afrontar. Lo editamos para suscriptores, en marzo, abril y mayo de 2015, pero los correos, en su modalidad de envío simple, hicieron imposible que todos recibieran su ejemplar. Convencimos a nuestros suscriptores para que los vean a través de la web, y en esta página, en la barra de MENU horizontal, podrá ver que a la derecha dice PERIODICO WEB. Allí se entra con usuario y contraseña. Editamos varios y sabiendo que teníamos deuda de gratitud (una vez más) con nuestros lectores, le ofrecimos en ese espacio, la revista de MUSTAD y el periódico EL GRAN AMERICANO. Cumpliremos con los suscriptores en la próxima edición de este fin de abril agradeciéndoles una vez más su apoyo, pero no hemos renovado suscripciones porque el sistema no es como pensábamos.

Hemos decidido que a partir de MAYO, el mes de la patria, todos puedan ver y leer las notas de nuestros colaboradores, aquellas que disfrutamos siempre, con total libertad con solo abrir nuestra página, esta página que usted está leyendo sin más trámite que poner www.eltradicional.com.ar.

Una nueva etapa comienza, por eso tenemos esa bandera que dice EL TRADICIONAL O MUERTE.

Gracias y los esperamos cada vez que deseen hacer click, porque siempre habrá cosas nuevas que leer.

EL TRADICIONAL DE MARZO ESTA DISPONIBLE

Después de un largo verano sin aparecer, aquí está EL TRADICIONAL WEB disponible para los suscriptores entrando a PERIODICO WEB en nuestra barra de Menú y colocando usuario y contraseña.

También podrán observar que hemos puesto el Periódico “EL REASTAURADOR” editado por el Instituto de Investigaciones Históricas “Juan Manuel de Rosas” de Gral. San Martín y abajo encontrarán la revista MUSTAD NEWS dedicada al caballo.

Prácticamente tres entregas juntas a nuestros suscriptores.

Pronto habrá novedades para esta página, en cuanto a la lectura abierta de todo el material, para quienes entren a ella.

AÑO NUEVO

Comenzamos un nuevo año y renovamos esperanzas, más allá de lo político. Siempre se renuevan esperanzas aunque el 1 de enero sigamos exactamente igual que el 31 de diciembre, incluso con la tarjeta cargada de todo lo que tomamos y comimos en las fiestas.
Pero la esperanza está allí, aunque no lo digamos, aunque no queramos reconocer que comienza una nueva oportunidad, por el simple hecho de que cambia la denominación del año.
A los que hacemos EL TRADICIONAL nos encuentra tarbajando, ya fueron suficientes los días de inacción por el viaje de Navidad y tener la casa llena de gente el fin de semana, dos cosas que nos gustan mucho pero roban tiempo. ¡Y qué duro es retomar el ritmo!
Ojalá tengamos todos un muy buen año.

MUCHO QUE NO SE SABE

Afortunadamente el mes de noviembre ha pasado con mucha actividad para el tradicionalismo, o más bien para muchos tradicionalistas, porque si dijera que es para el “tradicionalismo” debería afirmar que todos están enterados de todo lo que pasa. Y cuando digo “todos” quiero decir a todo el Movimiento Tradicionalista. Pero no es así. Me han llamado varios amigos para informarme que han asistido a tal o cual evento, de campo o de salón, no importa, pero relacionado con lo nuestro. Pero son cosas que no se informan, solo lo sabe un círculo rondante a los organizadores o por llamados expresamente realizados. Nada publican.

Yo he dado una conferencia en el Fortín Pergamino de esa ciudad el mismo 10 de noviembre y lo comenté por Radio Splendid, y en mi Facebook y Twitter pero no todo el mundo lo ve, con lo cual i usted lo sube a su Facebook pregúntese cuantos seguidores tiene y verá que hay que comunicar más.

No debe ser un gran esfuerzo, y no lo es, comunicar lo que se hace a un par de radio o publicaciones amigas, mediante esos benditos llamados o por correo electrónico, la forma más rápida y económica de comunicarse con el mundo. Pero no.
Me entero tarde de un montón de cosas que además podrían tener más repercusión si se transmitieran a tiempo y en forma.
Pero bueno, las cosas parecen ser así.
Yo estoy dispuesto a que me envíen información para publicar, pero no puedo tocar los timbres para ver si quieren tener difusión de lo que hacen.
Espero, por otra parte, les guste la edición de EL TRADICIONAL de Noviembre.
¿Usted no la vio? Debe suscribirse, no pierda más tiempo. EL TRADICIONAL no es esta página, es un periódico que encontrará al hacer click en la barra de menú que está arriba de esta sección, donde dice PERIODICO WEB, pero para eso debe comunicarse con nosotros por este medio o redaccióEsta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..

EL TRADICIONAL WEB DE NOVIEMBRE

El Periódico Mensual EL TRADICIONAL WEB de noviembre ya está disponible para los suscriptores. Esta edición trae las 16 páginas de siempre pero en unos días les enviaremos dos páginas con comentarios de libros que nos han quedado rezagadas ya que no quisimos atrasar más esta edición.
Además; nota de Héctor García Martínez ; un hermoso cuadro de Omar Barea; Las impecables notas de  Carlos Raúl Risso y la nota interesante de siempre del Dr. Guillermo Palombo. Verán la cobertura de la presentación de un libro de acuarelas inéditas que cambian la visión del gaucho original.
Y como siempre, la picante columna de “El Tábano”, que no se guarda nada..
En realidad, picante también es lo que siempre se opina desde estas páginas. reciba la forma de suscribirse y poder leer EL TRADICIONAL WEB.

 

EL PORQUÉ...

Hoy comenzamos una verdadera nueva etapa. A veces, con pequeños cambios, tanto en los medios que manejamos o en distintas situaciones, solemos anunciar cambios, pero este si que es importante.
Quienes me escuchan en “El Tradicional o Muerte” o Radio EL TRADICIONAL Web, saben que nos hemos visto forzados a dejar de imprimir el periódico porque no tiene sentido el esfuerzo ya que ni Correo argentino ni OCA han podido hacer eficiente su trabajo, y no lo hacen en general, por lo que he averiguado, porque el servicio “simple” no requiere número de seguimiento ni firma de “conforme recibido” y los “carteros” inescrupulosos tiran o queman su bolsas. No quiero ensuciar a todos los carteros, ensucio a los que las tiran al río o lagunas, en obras abandonadas o los queman en baldíos. Todo esto lo digo por la cantidad de testimonios que he recabado, tanto de empleados de correos, ya sean carteros jubilados de distintas sucursales, como personal jerárquico de los mismos. Y también testimonios de pescadores y otras personas que refieren encuentros desagradables con bolsas llenas de sobres y facturas tirados por ahí.
Por eso hemos decidido tomar el toro por las astas y dejar de imprimir el periódico para editarlo a través de la web.
Usted se preguntará si lo hacemos, en realidad, porque nos ahorramos el costo de impresión, y a decir verdad lo que ahorramos no es mucho porque el costo en papel de diario y formato tabloide a un color, es bajo y lo tenemos bien cubirto con los auspicios y avisos. Incluso me llamó una amigo de Córdoba para decirme que él quería que el periódico siguiera saliendo en papel y que estaba dispuesto a conseguir los fondos del costo, incluso colaborando mensualmente él mismo. Le expliqué que igual el correo hace que la gente no lo reciba.
La mayoría no recibió los tres que mandamos; muchos uno y muchos ninguno. Aquellos que lo recibieron llegaron a verlo entre 20 y 29 días de enviados al correo. Se dará cuenta usted que es inviable.
Una manera de que le llegue a todos, es dejar de usar el sistema de suscripción y llegar a la venta por quioscos. Para eso si que se necesita mucho dinero, porque deberíamos imprimir no menos de 15.000 ejemplares que es lo que solicita el distribuidor para una mediana distribución en Capital, Gran Buenos Aires y las ciudades más importantes del interior del país.
Por eso hemos decidido suscribirlos por la web, y estamos muy conformes con el producto final, que mejoraremos mes a mes.
Espero se suscriban y lo disfruten.

Página 10 de 18

EL BLOG

    CORTITO Y AL PIE
    • Lunes, 18 Junio 2018

    En la última “Exposición Ganadera”, más precisamente en el Concurso Nacional de Aperos de Uso Tradicional, se generó una discusión por la utilización de un arzón de plata en un lomillo de sogas. Lo que , sostengo, rompe la categoría y la hace difícil de jurar. Y no es que el gaucho no lo usara, de hecho, usaba cualquier cosa que tuviera y si algo era de plata (estribos, cabezada, arzones, etc.) desde ya lo usaba para los días de fiesta, o constantemente si era lo único que tenía o le quedaba cómodo. Eso no quiere decir que esté bien que se use todo mezclado, categorías y épocas, porque la jura se hace imposible. Si un jurado lo permite, rompe el pacto tácito con los demás participantes (no hablaré de reglamento).
    Se me dieron ejemplos, justificaciones y datos históricos que agradezco mucho por novedosos para mí, pero no me convencieron. Respetar las categorías y hacerlas respetar (para jurados) debe ser la premisa.

    in Blog Read 480 times Leer Más
    SOBRE ALGUNAS PILCHAS
    • Martes, 17 Abril 2018

    “Lo poco agrada y lo mucho enfada” decía mi abuela materna, oriunda de León, en España. Y es así en casi todas las cosas. No quiero que me odien talabarteros, tejedores de ponchos y otros artesanos necesarios de la Tradición Gaucha Argentina, pero debemos reconocer entre todos, que hay pilchas que se repiten hasta el hartazgo y sería bueno, que sus propietarios las alternasen en los concursos de aperos.
    ¿Qué dónde voy?
    Bien; una vez escribí en mi columna semanal de la Revista EL FEDERAL, malograda por los hijos de su fundador, lamentablemente, que me parecía que en Palermo, durante la “Exposición Ganadera” , que los caballos del Concurso Nacional de Aperos, deberían presentarse con algo de pelo y no con el extraordinario brillo del pelo de verano, porque es como mentir una situación.
    Si ya sé. También se enojaron cuando escribí hace muchos años en el recordado Periódico Mensual EL TRADICIONAL, que las caronas eran cortas, porque todos tomaban las medidas que reprodujo Justo P. Sáenz (h) en “Equitación Gaucha en la pampa y Mesopotamia” pero nadie había tenido en cuenta que el caballo del gaucho era flaco de tanto uso diario. Carlos Lunardi lo comentó y el entonces jurado Olegario V. Andrade pidió en la pista que los caballos no estuvieran de “anca partida” que así no era el caballo del gaucho. Aunque tampoco era de Raza Criolla.
    Volviendo a los usos abundantes, por decirlo de alguna manera, también escribí en EL FEDERAL, una nota titulada “En verano, poncho de verano”, porque solemos ver tremendos y pesados, y también hermosos, ponchos pampa en desfiles del mes de diciembre.
    No soy un iluminado ni quiero hacer creer eso, solo pido sentido común.
    Con respecto al pelo, no me refiero a la desprolijidad de los largos pelos de invierno, en orejas y ranillas incluidas, hablo de… algo de pelo.
    Y retomando ahora sí el tema de la pilchas que pululan en abundancia y nadie alterna (sé que si uno tienen una muy buena no la quiere dejar de usar en concurso), me remito a la última vez que mi amigo Juan Carlos Duchini asistió a Palermo (no ensilló) y publicamos en aquel El Tradicional en papel de diario, una foto de Duchini muy sonriente, luciendo sobre los hombros un soberbio poncho de vicuña con un bordado extraordinario.
    A partir de allí, se llenaron las pistas de ponchos de vicuña bordados, de toda calidad y aspecto. Y hace mucho ya de esto. Y ya…
    No digo que no los usen, pido que los alternen, porque hay gente que ya se sabe con qué va a entrar, y una sorpresa alegra al jurado.
    Otra pilcha emblemática del gaucho es el tirador, bien, hay siete mil tiradores bordados, de mucha variedad en belleza, calidad y hasta feos. Y no critico a nadie, pero no tienen por qué estar todos de tirador bordado. ¿Y de tirador de suela negra Finucci? Ese no cambia la ecuación, pero era el más usado, lo que modifica es la rastra y las monedas.
    No se enojen, es simplemente lo que he pensado desde hace mucho.

    in Blog Read 806 times