K2_THE_LATEST

VUELTA Y NOVEDADES

Terminadas nuestras vacaciones, después de unos días en el Cerro Colorado, en el Norte cordobés, a 130 kilómetros de Jesús María, disfrutando de todo lo que puede brindar la tierra donde eligiera vivir Atahualpa Yupanqui y donde mi esposa la telera Daniela Havas aprovechara para dar un curso de técnica “ñimin” en el Tantanakuy realizado por Gabriela Luján (cuarta edición), que tuvo lugar durante nuestra permanencia allí, volvimos a nuestro pueblo a la tranquilidad del hogar, el trabajo el cuidado de nuestras cosas y el desarrollo de nuestros trabajos, que en el caso del programa “El Tradicional o muerte”, ha sido ininterrupido, ya que en mi ausencia lo condujera José Luis Fernández.
Habrán notado los lectores de ELTRADICIONAL.com.ar que ya no figura MUSTAD entre nuestros anunciantes, después de 20 años de unión para la difusión de las herraduras, clavos y herramientas de herrar, además de sus productos veterinarios al comando de “Pancho” Baldini, la nueva dirección llegada desde el exterior, ha cambiado los parámetros del marketing, desdeñando la publicidad, no solo de ELTRADICIONAL.com.ar y nuestros programas radiales, sino también de las que se emitían por TV. Ni Coca Cola se atrevió a tanto.
Los amigos de aquellos años ya no están trabajando allí, y los abrazo a la distancia; a Mariano, Daniel, Diego (que viaja mucho) y a Gustavo, que sigue en la empresa y era un niño cuando comenzamos a trabajar juntos para insertar la marca en el ambiente del caballo y sobre todo del tradicionalismo.
Tal vez volvamos a unir los caminos, pero antes deben sucederse algunas circunstancias y cambios que analizaremos.
Nosotros seguimos trabajando, produciendo más, como nuestro nuevo espacio para la venta de productos; “Puesto Viejo” es el Almacén de ELTRADICIONAL y ya verán ustedes de que se trata, o mejor dicho, verán los productos que les ofrecemos.
EL TRADICIONAL sigue en movimiento, sigue difundiendo nuestra historia, nuestra tradición gaucha y los valores de la identidad nacional.
Pueden comunicarse con nosotros a través de la página de Facebook: El Tradicional o a través de redaccióEsta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

HACER UN BUEN 2018

Ha comenzadoun nuevo año y el balance para EL TRADICIONAL  ha sido bueno.

Cuando me refiero  a “EL TRADICIONAL” desde ya que se trata de este sitio web ELTRADICIONAL.com.ar, de nuestro programa “El Tradicional o muerte” por AM 1300 y nuestra Cadena Nacional de Emisoras Criollas (10), que durante toda la semana repiten nuestro trabajo en distintos puntos del país.

También me refiero a la página de Facebook El Tradicional-Raúl Oscar Finucci y el Face RadioWeb El Tradicional, sin dejar de lado @MartuitFierro y @rfinucci, para terminar con Radio ELTRADICIONAL Web.

Todonuestrotrabajo se desarrolla por estos medios, y nos ha ido bien.

Quiero agradecer a nuestros a anunciantes de siempre y de hoy, que confían que somos un vehículo adecuado para lo que desean transmitir, y estoy seguro que ninguno de ellos defrauda las expectativas de nuestros oyentes, lectores o seguidores.

 

El 2017 nos ha dado de todo, como la vida, o como la taba: a veces de “suerte” y a veces de “culo”, estuvo en nosotros el resto, porque está en nosotros lo que podemos hacer con cada situación para seguir, comodecía mi amigo el Prof. Jaime González Polero: “Mi descanso es continuar”, y se continúa con decisión, entereza, convicción y si hay; talento. Pero siempre con humildad, porque como también decía el hermano de Antonio Machado, Manuel: “Lo que se pierde de fama se gana de eternidad”.

Buen año para todos los que hacen…

EL LADO OSCURO

Como he comentado a través de las radios y las redes, hemos asistido a la pasada edición dela Peregrinación a Caballo al santuario de Nuestra señora de Luján, que organizan el Círculo Criollo El Rodeo y el “Martín Fierro” de Jáuregui, el último fin de semana de septiembre de cada año.
Se realizó la 73° edición y los detalles del escenario, encuentro con amigos y demás alternativas ya he hablado.
Ahora me referiré alas cosas que no me han gustado y que son cuestiones de fondo, algunas de difícil solución.
Sabemos que hace muchos años que los Centros Tradicionalistas bien armados, esos que ensillan bien, ya no asisten a Luján.
Sabemos que hace muchos años que despreciables personajes que nada tienen que ver, no solo con el tradicionalismo, si no ya con el decoro y la educación, se ganaron en campamentos promiscuos, de cumbia emitida a través de enormes parlantes desde camiones y camionetas, provocando repulsión y miedo a cualquier persona bien nacida.
Y sabemos que se ha hecho mucho, desde la organización y el municipio, desde hace algunos años atrás, para erradicar a esa gente. Y sabiendo eso, es que no entiendo como siguen apareciendo personajes nefastos que no respetan nada ni a nadie.
Ester García se la pasó pidiendo por micrófono, que no anden de a caballo por entre la gente, en los lugares vallados. No les importaba.
Hubo quienes pasaban al galope por delante del palco, y quienes pasaron más de una vez.
“Los inmorales nos han igualao” dice el tango.
Sí quiero aclarar que no es “Luján” una Peregrinación Tradicionalista. Bien decía “Fito” Binaghi, uno de sus creadores, que era una “Peregrinación a caballo”. Pero no por eso me voy a detener en la definición, para caerle al 95% de los jinetes que pasaron con colas cortitas y caballos desmarlados, dando un espectáculo patético.
Cuesta creer que todos los caballos caballos que pasaron frente al palco hayan tenido ”La Anemia” al día. Una vez me contaron que hay un conocido veterinarios que vende libretas muy económicas con anemias falsas.
Podría agregar algunas cosas más, pero tendría que ser desagradable, y no todo el mundo lo merece.

Asistimos por estos días a hechos que, hoy por hoy, pueden ser adjudicados a la “grieta”, pero que están presentes en quienes se ocupan de la historia; ya sea por curiosidad, investigación u oficio, desde hace muchos años.
Las circunstancias en que desapareció el “hippie”- artesano Santiago Maldonado, están siendo investigadas y ya veremos los resultados.
Hoy me ocupo de lo que este tema, miserablemente polítizado, nos está dejando a quienes siempre tratamos de informarnos sobre la llamada “cuestión indígena”.
El caso Maldonado, ha instalado en nuestra sociedad la existencia de comunidades indígenas de distintas “naciones indias” como se decía antiguamente; unas originarias, y otras no.
Le ha dado a mucha gente, la oportunidad, de escuchar vocablos e historias que ni imaginaban que existían. Dejaron de pensar en “cherokees” cuando les mencionan a los indios.
Para quienes sí han leído sobre la cuestión indígena, la Conquista del Desierto o simplemente son interesados en el tema y quieren escuchar las dos posturas, con claras explicaciones, aquí tienen los “links” o enlaces, para que escuchen a dos interesantes pensadores, historiadores y otros “ores”…
El Dr. Roberto Porcel está en contra de los mapuches, y es mi postura.
Don Gastón Soublette es chileno; filósofo, musicólogo y esteta. A sus 90 años tiene un muy agradable decir y es muy claro. Defiende la filosofía mapuche y le da un carácter espiritual a ese pueblo guerrero, que no se condice cn lo que yo sé de ellos, pero vale la pena escucharlo.
Es justo decir que el video del Dr. Porcel me fue enviado por Carlitos Ramírez, de Rivadavia Mendoza, quien tiene su programa radial en FM 102.1 Radio Galileo.
El de D. Soublette, me lo envió un amigo “virtual” de Twitter, Ramón Mercado, con quien no compartimos ideas políticas (actuales) pero si compartimos respeto, que en definitiva nos hace mejores.
Aquí los enlaces, espero se tomen el tiempo de escucharlos. Yo estos archivos los escucho tarde, en mi cama, con auriculares. A veces suplen la lectura, y como si la imagen en el celular fueran renglones de una página de olor insustituible, me sorprende la madrugada.
Vale la pena.

Exposición del Dr. Roberto Porcel sobre “Los Mapuches en nuestro territorio, historia y actualidad” en ANCMYP Instituto de Política Ambiental.
https://www.youtube.com/watch?v=smqq2t94H3k&feature=youtu.be
Entrevista a Don Gastón Soublette
Parte III El valor de la cultura mapuche
http://www.elmostrador.cl/noticias/multimedia/2016/04/19/video-gaston-soublette-los-mapuches-defendian-el-paraiso/

Aclaro que no ganó ninguno de ellos, ganamos nosotros al escucharlos…

En el día de ayer (22 de agosto), pudimos leer en el portal de Infobae.com.ar un título preocupante y de una ignorancia supina:

Peregrinación Gaucha: la Iglesia pidió a los fieles que no lleguen en caballos porque "perjudican a esos animales"
Por primera vez en 73 años, la Arquidiócesis de Luján se expresó a favor de los equinos. Los proteccionistas lo reclamaban desde hace años debido a la gran cantidad de animales que mueren en el trayecto. Será el 24 de septiembre.

Piden que vayan en otros medios pero no a caballo, cuando Mons. Anunciado Serafini y paisanos del C.C. “El Rodeo” (hoy de Puente Márquez) y el C.C. “Martín Fierro” de Luján, crearon, hace 73 años, una “Peregrinación a caballo”

También en un periódico, elcivismo.com.ar de la ciudad de Luján, apareció esta noticia, y seguramente se multiplicó por las redes, apareciendo en distintos portales. En los dos mencionados aquí, aparecen fotos de caballos muertos que no corresponden a ninguna actividad tradicionalista, lo que constituye una estafa al lector y un manejo maniqueo de la información, que no enaltece a las redacciones de los mismos.

Pero lo notable es quien hace el pedido: Monseñor Radrizzani quien no dudó en trasladarse hasta el monasterio trucho de las monjitas de José López, el delincuente preso que llevó de madrugada, bolsos con 8.000.000 de dólares, un arma y relojes, para ser escondidos por sus amigas de hábitos. Monjas que no son monjas pero que Radrizzani, conocía, y también a sus visitantes políticos.

Duele el texto de Infobae, ya que dice que “por primera vez”, la Arquidiócesis se expresó en favor de los equinos, poniéndose, evidentemente, del lado de los proteccionistas.

En mi anterior editorial traté el tema de “Tuco” el caballito expuesto en la vidriera de una mueblería, cuyo dueño fue linchado mediáticamente a pesar de que el mencionado animal, fue prestado por su amigo y famoso criador Falabella.
Pero lo más preocupante en esa oportunidad, fue la declaración de la titular de la cátedra de Derecho Animal de la Universidad de Buenos Aires (UBA) Victoria González Silvano, quien dijo que “los caballos no están para entretener” y posteriormente, expresó sin ponerse colorada: “La Rural debe ser prohibida”.
Estamos ante un embate sistemático de instituciones de poca monta y ningún pergamino, que tal vez ni siquiera conozcan cómo se cuida a un caballo, y cuyo fin, así como los veganos lloran por las vacas, es que no podamos siquiera montar un caballo para pasear.
Bueno sería, que estos proteccionistas les expliquen a los padres de los chicos autistas o con diversas patologías que los tienen inmóviles en sus sillitas, que están dispuestos a privarlos de sus clases de equinoterapia, las que, a la mayoría, logran hacerlos felices por un rato al menos.
Tampoco saben estos proteccionistas de departamento, que miles de caballos “reservados” que vemos en las jineteadas, serán enviados al “tacho”, porque no saben qué es el tacho; el tacho es el matadero, y se le dice ”tacho” remedando aquellos viejos e inmensos tachos donde se hervía la carne y la grasa.
¿Porqué al matadero? Porque nadie tendrá en su campo caballos inservibles (la mayoría no se pueden ya domar) porque comen tres o cuatro veces lo que come una vaca.
Alguien me dijo: ¿Y por qué no los sueltan? Seguramente las organizaciones protectoras de caballos estarán dispuestas a juntar dinero entre los que se paran con cartelitos en los desfiles, para comprar miles de hectáreas donde soltar a esos caballos cual película generarán un galope tendido de a miles para ser filmados desde el aire.
La vida es otra cosa.
La tradición es otra cosa.
Y, Monseñor Radrizzani: “bendecir” políticos ladrones que se quedaron con nuestro dinero vaciando hospitales, escuelas y viviendas sociales, tiene otro nombre. Con gusto se lo diré personalmente.
Pero también peca de ignorante Radrizzani cuando dice que en tiempos en que se creó la Peregrinación , los centros organizadores estaban muy cerca, y que ahora vienen de muy lejos, por eso se mueren los caballos.
Desconoce Monseñor, que hay marchas de cientos de kilómetros de a caballo en todo el mundo y que si hombres y caballos, están controlados como corresponde, nada sucede. Igual que con las ovejas descarriadas de la Santa Iglesia.

El 24 de septiembre, seguramente, miles de peregrinos llegarán a Luján a caballo, y si es posible, que cada paisano lleve un caballo de tiro, para que aprendan “cuántos pares son tres botas”.

"TUCO" DOS VECES UTILIZADO

Hoy vi por TV que una mueblería del barrio de Palermo estaba siendo denunciada por un puñadode personas. El motivo, hoy conocido por todos, es que en la vidriera había un caballito pequeño, de los famosos Falabella.
Leí luego en el diario La Nación: La denuncia se formalizó en la Unidad Fiscal Especializada en Materia Ambiental (UFEMA), cuyo titular, Matías Michienzi, secuestró a Tuco e imputó al dueño del comercio y al propietario del pony, Evaristo Falabella, por maltrato animal .
"El animal era exhibido en la vidriera del local y era víctima de actos de maltrato y/o de crueldad debido a que no se observaba que se lo alimentara o suministrase agua, y estaba bajo los rayos del sol en un lugar inapropiado para la permanencia de un animal de esa especie", informaron hoy desde la fiscalía.
Yo vi las filmaciones. Tuco, tal el nombre del caballo, estaba en un corralito, con aserrín en el piso y seguramente era alimentado e hidratado como corresponde. Tanto es así, que el propietario es el criador de los mundialmente famosos “ponys” que son, desde hace mucho, regalados a mandatarios, reyes y otras importantes personas del planeta.
Puedo coincidir que en este país donde han explotado los veganos y proteccionistas de departamento, fue poco feliz la idea, aunque el propietario de la mueblería dice que lo hizo para que los niños lo vean, ya que se viene su día.
Pero que a una idea poco feliz, se la tome como un acto bestial de lesa humanidad (o animalidad, en todo caso), ya forma parte de los extremismos estúpidos que nos invaden por oleadas.
Tuve la oportunidad de escuchar una entrevista a la titular de la cátedra de Derecho Animal de la Universidad de Buenos Aires (UBA) Victoria González Silvano, quien dijo que “los caballos no están para entretener” y posteriormente, expresó sin ponerse colorada: “La Rural debe ser prohibida”.
Recuerdo que hace unos años me llamaron de un programa radial, creo que de Radio Belgrano, para hablar en el día de la Tradición, sobre el gaucho, y como no se puede hablar del gaucho sin mencionar al caballo, me referí al mismo diciendo que esa amalgama se producía, porque el caballo había nacido para ser montado.
Un colaborador del programa puso el grito en el cielo y dijo que era una barbaridad.
No hablamos de maltrato, hablamos de animales, que seguramente tienen en la tierra, la función que el hombre ha decidido que tengan, por ser ungidos con el pensamiento y la razón . Así es mi parecer, que coincide con lo que el Señor nos enseñó (para hacerlo más dogmático).

Lamento profundamente el pensamiento dela titular de Derecho Animal de la Facultad de Derecho de la UBA. Pero ayuda a entender como vienen la cosa.
Cuando hablan de prohibir las jineteadas, hablan de lograr que ni podamos montar para paseo, y ni hablar para hacer trabajar un caballo.
Tendrán que confesarse ateos, toda vez que Jesús entró a Jerusalén montado en una burra.

Mateo 21 Traducción en lenguaje actual
Jesús entra en Jerusalén
21 Jesús y sus discípulos llegaron al pueblo de Betfagé y se detuvieron junto al Monte de los Olivos, ya muy cerca de la ciudad de Jerusalén. Al llegar allí, Jesús dijo a dos de sus discípulos:
«Vayan a ese pueblo que se ve desde aquí. Tan pronto como entren, van a encontrar una burra atada, junto con un burrito. Desátenlos y tráiganmelos. Si alguien les dice algo, ustedes responderán: “El Señor los necesita; enseguida se los devolverá.”»
Y claro que muchos serán ateos, o no profesarán la fe cristiana; pero de lo que estoy seguro es que la postmodernidad ha venido con una cuota de fanatismo tal, que los valores se diluyen, la tradición se pierde y la política, mal aplicada, se mete donde no debe.

LO QUE ME QUEDÓ EN EL TINTERO

Ya ha pasado algo más de una semana desde que estuvimos en la pista de Palermo para presenciar la final del Concurso Nacional de Aperos de Uso Tradicional de la Sociedad Rural Argentina. Muchos de ustedes habrán leído la nota que escribiera sobre detalles y sucedidos durante el concurso, pero me quedaron dos puntos en el tintero, o mejor dicho, en el teclado.
Recuerdo hace ya varios años, cuando juraban el Ing. Alberto Martín Labiano, Fernando R. Carranza, Olegario Andrade y otras reconocidas personalidades de “Rural”, que debían guardarse ciertas formalidades que parecen ya no tenerse en cuenta.
Dichas formalidades no están demasiado claras en el reglamento del Concurso (2015 y 2017):
Art. 13º. DESCALIFICACIÓN
El participante que por cualquier causa desmontara de su caballo deberá montar por sus propios medios, caso contrario quedará automáticamente descalificado de su categoría.
Art. 14º. COMPORTAMIENTO EN PISTA:
A los participantes que ingresan a la Pista les está prohibido dirigir la palabra a los Jurados y hacerles señas y gestos, prestando especial atención, acatamiento y respeto a las indicaciones del Jurado y Secretarios. Los Señores Jurados y/o Secretarios informarán por escrito de inmediato al Comisariato General en caso de que esta disposición fuera contravenida.

Los referidos artículos 13° y 14°, vienen a cuento de los dos puntos que me quedaron en el teclado, como dijera anteriormente.
Algunos participantes, jóvenes o no, se han tomado la costumbre, al ser nombrados por el locutor oficial como premiados con el campeonato o el Reservado, de “enganchar” su montados y salir con toda la furia, que la incómoda arena permite, hasta sujetar un metro antes de los jurados; acción más propia de infieles (leer “Una excursión a los Indios Ranqueles”) que de gauchos.
Lejos de querer ser un aguafiestas, me parece una exageración fuera de lugar y una falta de respeto. Y esto no es personal.
Otra costumbre es desmontar sin pedir permiso, cosa que no podía hacerse en tiempos de aquellos jurados mencionados al comienzo de la nota. Antes se los penalizaba según el criterio del jurado, con expulsión, o sacando una especie de “tarjeta roja” por el tiempo que se considerara prudente si desmontaban sin pedir permiso.
Bien decíamos en nuestras “Charlas de Boliche” a través de Radio Web EL TRADICIONAL; cuando un gaucho desmontaba junto a alguien, era para pelear.
No es necesario que alguien desmonte para recibir el premio, no forma parte de las buenas costumbres camperas. Desmontaba quien era invitado a hacerlo.
Eso se castigaba también. Se pedía permiso para desmontar hasta para acomodar el apero ladeado. Si bien los que hacen esto, por ahora son solo un par de jinetes, se debe tener en cuenta.
No necesito nombrar a los actores de estos hechos, y espero no se enojen y puedan aceptar la crítica, o refutarla cuando lo deseen a través de este medio. Solo tienen que comunicarse, con el mismo respeto, a través de redaccióEsta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. o como deseen, para darnos sus argumentos y serán publicados para que todos juntos aprendamos.

Con respecto a los jurados, como dijera en mi nota “Concurso Nacional de Aperos 2017 (S.R.A)”, fueron los mismos que el año pasado, con la diferencia que se cruzaron las categorías a jurar, para no repetirse. Nada encontré en el Reglamento del Concurso, que diga algo sobre este tema ni tampoco en el Reglamento Gral. de Exposiciones de la S.R.A.
Y me refiero a los jurados porque el último tema que me quedara en el tintero, es el de la jura de los Lomillos de Sogas con Lezna. Allí, resultó Campeón un recado con el lomillo chapeado, es decir, con arzón de plata, y un juego de cabeza y riendas, más cercano a un juego Picazo que a uno de sogas. Si bien el Caronero tiene cabo de plata, no cuenta como extrapolado de otra categoría, porque la mayoría usaba los cabos de plata en cuchillos de cintura, facones y caroneros.
Quiero aclarar que la Estampa del participante era impecable, y que si uno piensa en un gaucho como una pintura, puede imaginarse tranquilamente ese arzón mezclado con los estribos de hierro y algunas argollas de plata en la cabezada y riendas, que un amigo llamaría “litoraleñas”.
De hecho, el participante fue seleccionado por mí, para el Premio EL TRADICIONAL al “Paisano de Mejor Estampa” (no soy jurado). Pero… y hay un pero; creo que no se debe permitir, en clasificatoria, esta variación, que aunque haya sido posible en el pasado, rompe con el espíritu de la categoría “Lomillo de sogas”.
¿Qué quiero decir?, que sería imposible jurar todas las categorías existentes, si aplicamos subjetividad a la jura, que la debe haber, una vez verificada la corrección de los aperos y su coherencia con la categoría en que participan, no antes. Por eso las categorías son hoy, prácticamente, compartimentos estancos.
Porque otra cosa que impediría una jura razonable y cierta, es aceptar las transiciones, ya que todas las categorías estarían mezcladas por 30 ó 40 años de diferencia, como aquella famosa jura, de hace ya muchos años, donde un participante ganó con un lomillo y un juego de farolitos, y se armó el escándalo.
Y hablando de “se armó”, la jura del lomillo con arzón de plata, provocó la airada reacción de quién ganara el segundo premio (Reservado), refiriéndose destempladamente al jurado, quien me negó haberlo escuchado, apenas terminada la jura, debajo de las sombrillas del centro de la pista. Hoy puedo decir (de buena fuente), que el participante fue informado alas autoridades y puede ser castigado. Desconozco quién lo informó. Veremos que decide el Comité.
Vuelvo a poner a disposición de los participantes que se puedan sentir afectados, nuestro correo electrónico redaccióEsta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. para que nos den su opinión y podamos, entre todos, encontrar el punto justo.

Notará el lector que no menciono a ningún actor por su nombre, porque no lo considero necesario, ya que son solo apreciaciones mías sobre lo visto, y lo que trato de hacer, es que entre todos podamos sacar las conclusiones correctas y analizar las cuestiones que se ven en la pista y merecen ser discutidas.

Como saben nuestros lectores o aquellas personas que se acercan a la “Exposición Rural” el día del Concurso Nacional de Aperos, hace unos 15 años que entregamos el Premio EL TRADICIONAL “Al Paisano de Mejor Estampa” con orgullo y ante el beneplácito de los participantes, que constantemente nos manifiestan el gusto de ser seleccionados para competir por él.

En una oportunidad dejamos de entregarlo, por no estar de acuerdo con la negativa de quién no dejaba seguir el método propuesto por nosotros: elegir a los participantes, que juntos a jurados, amigos y conocedores que estén en la pista, señaláramos para participar por el Premio EL TRADICIONAL, sea o no campeón de su categoría, convencidos que cualquier participante puede tener la mejor estampa aún no teniendo las mejores pilchas. De hecho ya ha pasado.
Ya he contado que me llamaron de “Rural” para que vuelva a entregarlo (seguramente impulsados por un amigo que habita el Comité de Tradición) y accediendo a mis requerimientos que no son caprichosos sinó que parten del sentido común.
A pesar de algunos inconvenientes lo pudimos hacer, y debo confesar que en la última edición (2016) el locutor oficial y los jóvenes planilleros, se portaron de maravillas, pero… siempre hay un pero., apareció un nuevo Premio Oficial de la S.R.A. el Premio Eleodoro Marenco al “Paisano mejor ataviado a la usanza criolla”.
Tengo entendido que esta denominación para el premio fue propuesta por Francisco Madero, nieto de Eleodoro Marenco y jurado de Rural. Ya “Pancho” me lo había comentado en una clasificatoria, creo que en Pergamino, y ante mi asombro me dijo que no encontraba otra definición.
Claro que me molestó, pero con “Rural” es así, si te molesta… y no quiero que nuevamente intervenga un amigo, que vuelvo a repetir, supongo que intervino la primera vez.
Pensé en retirar el Premio definitivamente, porque es casi lo mismo, pero hablando con amigos que concursan,me dicen que el que ellos quieren es el Premio EL TRADICIONAL al “Paisano de Mejor Estampa”, y yo les creo.
Además, también me aconsejó un amigo muy querido, para que no ceda ese espacio ganado en la pista de Palermo. Y tiene razón. Pero me sigue molestando.
Vuelvo a recordar en esta ocasión, el buen momento que pasamos en el Centro Tradicionalista “El Fogón” de Chivilcoy, el pasado diciembre, entregando allí el Premio a la Mejor Estampa en el marco de la Fiesta del “Día Nacional del Gaucho”, que organiza la Asociación Criolla Argentina, gracias al llamado de mi amigo “Lucho” y al Pte. De la Institución.
Seguiremos en la huella, a pesar de los guadales que se presentan…

SOBRE LOS CONCURSOS

Aquellos que están inmersos en el Concurso Nacional de Aperos de Uso Tradicional, Caballos de Trabajo y Conjuntos Representativos, sean participantes o simplemente disfruten de verlos, tal vez se hayan planteado alguna vez que las clasificatorias, tal como se dan; en fechas y lugares, podrían ser modificadas para mejorar la asistencia de jinetes y sobre todo que no haya traslado de participantes a largas distancias para que cada clasificatoria, genere un número real de clasificados que asistan luego a Palermo, durante la “Exposición Rural”.

Lo que quiero decir, y lo he conversado con amigos que participan; desde la organización, la jura, o montados, es que habría que generar un criterio a la luz de la experiencia, para determinar fechas y lugares.
Sé que estas opiniones, que son, aquí y ahora, personales, ya que no hago cargo a nadie de lo dicho (no doy nombres),pueden generar controversias. Y no está mal que así sea, porque si alguien no exterioriza su pensamiento, no habrá quién lo refute, y no se podrán discutir las modificaciones, o no, que puedan generarse, en bien de los concursos, que mucho bien le han hecho al tradicionalismo, gracias a todas las partes; desde la S.R.A. hasta los que humildemente difundimos la tradición gaucha.
Cuando quieran, y donde quieran, lo hablamos.

NUEVOS TIEMPOS, EL MISMO GAUCHO

En mi editorial anterior, planteaba yo que como están dadas las cosas, la computadora era la nueva radio y el celular la nueva “Spica”, porque la tecnología viene por el lado de la web. Incluso, pronto la televisión también se emitirá por la web, claro que cada país tendrá la calidad que merece su sistema.
También, hace un tiempo, escribí en mi página de Facebook: Raúl Oscar Finucci, sobre los cambios en la comunicación profesional, ya que desde cualquier computadora, se suben fotos antiguas o pinturas del siglo XIX, con la temática de la cultura gaucha o imágenes del pasado de la industria agropecuaria. Y eso no está mal, al contrario, pero daba yo algunas pautas para que quien las sube a la red, informe bien, así aprendemos todos.
Esto, desde ya no pasaba cuando había que esperar que apareciera una revista o periódico especializado, como El Tradicional, por ejemplo, para poder ver fotos de lo ocurrido en una fiesta o evento en particular. Ahora es inmediato; aparecen cien fotos al instante tomadas con celulares de buena calidad de imagen. Eso es información, pero no “toda” la información. Y este avance de la fotografía a chorros, me ha hecho pensar en que una imagen está siendo ya inferior a mil palabras, ya no es lo que era. Ni tampoco los videos.
Y digo esto no solo en defensa de la explicación adecuada, sea por audio o escrita, sino porque recordaba aquella etapa de mi vida de Diseñador Gráfico, cuando me sentaba en mi tablero con la Rotring y mis escuadras y reglas, a crear un logotipo (letras) o un isotipo (icono o dibujo), o un “isologo” que refiere a los dos combinados. Ese trabajo se comenzó a deteriorar, cuando aparecieron las computadoras de escritorio al alcance de casi todos, y con ellas, simples programas que permitiían armar un isologo, o lo que sea, si bien básico, pero que servía para dejar de la do el tener que pagarle a un diseñador profesional.
Hoy pasa una cosa semejante con Facebook, las fotos y los comentarios de quien la “posteó” como se dice en la jerga a “subir la foto” y los comentarios posteriores de variopinta verosimilitud.
Pero nada de esto está mal , a menos que los comentarios y las referencias sean erróneas o falsas, cosa que no se en qué porcentaje se da y espero no sea alto.
Lo que se modifica, es la tarea de los profesionales que nos ocupamos desde hace años (en mi caso más de 20) a difundir, divulgar y dar a conocer información, imágenes y datos de una cultura que nos interesa tanto como la criolla o gaucha, en sus distintos aspectos.
Entonces, www.eltradicional.com.ar aparece como un resúmen de todo esto que estoy diciendo, porque hace años que venimos editando esta web con esa idea. Porque se pueden poner mil fotos, pero, por ejemplo, pocas captan el alma de lo que referimos como las de Javier Mosquera, o tienen la exactitud del dato necesario como las de Javier Melo.
De las explicaciones y lo que desea saber, me ocupo yo y mis colaboradores.
Aquí, en www.eltradicional.com.ar , solo la buena imagen junto a la palabra justa, son la comunicación en su relieve adecuado.
Trabajaremos para eso.

Página 1 de 3