LA COMPU ES LA NUEVA RADIO,Y EL CELULAR LA NUEVA "SPICA"

01 Noviembre 2016

Cuando pienso o digo “escuchar radio” solo me vienen dos imágenes a la mente: “la negrita” como le digo a mi pequeña radio a transistores que habita en mi mesa de luz, o la radio del auto.
A otros le vendrán a la mente imágenes de radios a válvulas, o las que traían los “minicomponentes” de los años 80, o el sintonizador de su buen equipo de audio armado con distintos elementos.
Pero la radio, como se ha definido muchas veces, son voces de gente que no vemos y a las cuales les prestamos atención. Aunque en los últimos años se han incorporado las cámaritas dentro de los estudios de las grandes cadenas, para que uno pueda ver lo que no debe ver. Porque para el que hace radio, es importante que no lo vean, es importante la intimidad, o la complicidad de un gesto a un compañero de mesa cuando alguien, a través del teléfono, dice algo inconveniente, o bueno para resaltar.
Recuerdo que cuando Héctor García Martínez entró conmigo al estudio de Radio Belgrano, por primera vez, al ver la mesa iluminada solo con dicroicas, la ténue luz ambiental, las torres de los micrófonos y las pantallas de las computadoras, dijo: “Extrañaba la calidez de un estudio”. Eso es la radio. Y la extrañaba porque había hecho radio muchos años, en Nacional y en otras más, de aquellas radios de siempre.
La radio hoy cambió, como decíamos, hasta cámaras tiene. Y también cambió la forma de comunicarse con el oyente. Aquellas promesas de la Ley de Radiodifusión, de las posibilidades para todos, de crear emisoras, al uso político, hubo un paso. Nadie logró un crédito, al menos de la gente que conozco. Y para colmo, las radios, muchas, cayeron en manos de inescrupulosos empresarios del chapuceríao, que nunca leyeron un libro, un diario o nada, y que jamás se ocuparon de saber de qué trata una radio; un medio de comunicación extraordinario que genera una comunión especial entre quienes trabajan en el mismo ámbito. Asíe estamos, con empleados de empresas que al dejar de cobrar la pauta exageradísima del anterior gobierno, se retiraron del negocio, dejando el tendal. Y no es opinión, es información.
Todo lo antedicho, más el avance de la tecnología, ha dado paso a las las Radios WEB, como la de nuestro amigo Carlos Torres Iglesia: Radio El Palenque de Areco.
Usted sabe que EL TRADICIONAL es un programa que comenzó en Radio Belgrano, siguió en Radio Splendid y ahora, después que Splendid exigiese mucho dinero para nosotros, se emite por AM 1300 Radio La Salada, gracias a la generosidad del Sr. Jorge Castillo y la gestión de mi amigo José Luis García Britos. También se emite por radios como FM 104.5 Pampa de Bragado, La Folklórica del Paraná, en Entre Ríos y algunas emisoras más, dos del interior de la Pcia. de Santa Fe. Y también, a través de nuestra propia emisora en la red EL TRADICIONAL RADIO WEB. A través de ella emitimos los lunes y miércoles a partir de las 18 hs. comenzando con media hora de música. La programación la puede ver aquí en este sitio web, debajo de la columna de la izquierda.
¿Porqué no escuchar radio a través de la web? ¿Porqué usted cree que no se va a acostumbrar?
Hay gente que tiene la computadora prendida todo el día, por trabajo o por gusto ¿porqué no se puede transformar en una radio encendida?, incluso el teléfono celular se puede convertir en la nueva SPICA, aquella revolucionaria pequeña radio a transistores y pilas que se podía llevar con uno a todos lados, revolucionando la vida de las personas. El celular va con uno, y si usted se baja la aplicación de EL TRADICIONAL RADIO WEB, podrá escucharla donde se encuentre.
La radio cambió, falta que cambie sus hábitos el oyente, porque exactamente lo que buscamos no siempre está al aire o no se escucha desde nuestro lugar. La web da otra posibilidad, y el celular la amplía.
Los esperamos…