NO MIENTO

02 Diciembre 2014

Está claro que la edición de noviembre de EL TRADICIONAL (sección más importante de la revista El Federal) hizo ruido.
Se ha molestado alguien cercano al municipio de Bragado porque volví a decirle al Sr. Intendente que la Fiesta Provincial del Caballo no es lo mismo desde que decidió, autoritariamente, sacarla del pueblo. Error tremendo que además dejó sin efecto la muestra artesanal “Ana Bartolomé” que se realizaba en la escuela Número 1, frente a la plaza central.
También nos ocupamos del Sr. Souto, presidente de la Federación de Centros Tradicionalistas de la Pcia. de Buenos Aires y su falta de consideración con los organizadores de la Peregrinación a Caballo a Luján (El Rodeo y Martín Fierro), y para con los demás participantes, tratando de “chapear” con una chapa ya desdibujada.
Y finalmente, la irracional reacción de la Asociación Criolla Argentina (ACA) que corrió el foco de una información que diéramos sobre su participación en Lobos de una fiesta criolla para no presentar a nadie de su organización en Bragado, por el enfrentamiento que tienen con la Sociedad Rural Argentina y el ex presidente de la Fiesta, hoy miembro de la Comisión de Tradición de Rural.
Me enviaron una carta, la que publicaremos en la edición que aparece esta semana de diciembre, donde me tratan de mentiroso y otras cosas más, insulto que no le voy a perdonar a gente que ha hecho innumerables actos, para mí, desagradables. Pero lo que más me dolió fue el llamado telefónico que recibí, inesperadamente.
Tengo amigos en la ACA, y conocidos a los que aprecio, pero la corporación nos divide, lamentablemente.
No soy mentiroso, y créanme que entiendo que no lo puedan comprender.
Yo dije que “organizaban” un concurso en Lobos, porque alguien me lo dijo, y lamentablemente no me acuerdo quien, o no lo puedo precisar. Sí me acuerdo que dos amigos me dijeron, con mucho tiempo de antcipación, que no iban a Bragado, rompiendo el acercamiento a Rural durante la “Ganadera” donde estuve charlando con Felipe Carrillo y le expresé mi alegría de verlos allí, aunque fueran unos pocos. De resultas, Lucho Spinelli entró a la pista y entre otros premios ganó merecidamente, el del “Paisano de Mejor estampa” que entrega EL TRADICIONAL, pero esa unión duró poco.
El problema, cuestión que les cuesta horrores entender, no es que haya organizado o no el concurso de Lobos, o si hubo o no concurso; sino que haya asistido allí para no ir a Bragado y que sea un gesto que se note. Porque pueden no ir a una fiesta, pero irse a otra es todo un gesto político, aunque no lo quieran reconocer.
La gente de Lobos no tiene la culpa. Yo puse al aire de Radio Splendid a mi amigo Rubén Arnal, un caballero que hace muchos años tiene su programa diario, “Terrón”, en Radio Antena de esa ciudad. El explicó que ellos formaron una institución para unir a los centros tradicionalistas locales y que hicieron la fiesta, pequeña como es, en la misma fecha de Bragado sabiendo que no afectarían en nada a aquella, y le creo absolutamente. También contó que un participante de los concursos de Palermo, que no asistiría, desde ya, le ofreció llevar a los participantes habituales de los concursos de la SRA, y que ellos aceptaron gustosos que fueran a engalanar su fiesta porque desconocen la mecánica de las clasificatorias y el mundillo de “Palermo”. Le creo absolutamente, y me alegra que desconozcan esa problemática porque soy un convencido que la tradición gaucha se cimenta en los centros tradicionalistas. Los concursos de Palermo son la mejor vidriera del tradicionalismo y nos permite ver las mejores pilchas por gentileza de quienes ensillan, pero no son el alma de la tradición. Todos, concursantes y centros tradicionalistas, generan este movimiento maravilloso que algunos creen debe tener dueño.
Por último quiero dejar sentado que soy un hombre honesto, que no miento y que no perdono semejante ofensa en una carta que nadie se animó a firmar.
Vean en EL FEDERAL de diciembre, la sección EL TRADICIONAL.