"TUCO" DOS VECES UTILIZADO

15 Agosto 2017

Hoy vi por TV que una mueblería del barrio de Palermo estaba siendo denunciada por un puñadode personas. El motivo, hoy conocido por todos, es que en la vidriera había un caballito pequeño, de los famosos Falabella.
Leí luego en el diario La Nación: La denuncia se formalizó en la Unidad Fiscal Especializada en Materia Ambiental (UFEMA), cuyo titular, Matías Michienzi, secuestró a Tuco e imputó al dueño del comercio y al propietario del pony, Evaristo Falabella, por maltrato animal .
"El animal era exhibido en la vidriera del local y era víctima de actos de maltrato y/o de crueldad debido a que no se observaba que se lo alimentara o suministrase agua, y estaba bajo los rayos del sol en un lugar inapropiado para la permanencia de un animal de esa especie", informaron hoy desde la fiscalía.
Yo vi las filmaciones. Tuco, tal el nombre del caballo, estaba en un corralito, con aserrín en el piso y seguramente era alimentado e hidratado como corresponde. Tanto es así, que el propietario es el criador de los mundialmente famosos “ponys” que son, desde hace mucho, regalados a mandatarios, reyes y otras importantes personas del planeta.
Puedo coincidir que en este país donde han explotado los veganos y proteccionistas de departamento, fue poco feliz la idea, aunque el propietario de la mueblería dice que lo hizo para que los niños lo vean, ya que se viene su día.
Pero que a una idea poco feliz, se la tome como un acto bestial de lesa humanidad (o animalidad, en todo caso), ya forma parte de los extremismos estúpidos que nos invaden por oleadas.
Tuve la oportunidad de escuchar una entrevista a la titular de la cátedra de Derecho Animal de la Universidad de Buenos Aires (UBA) Victoria González Silvano, quien dijo que “los caballos no están para entretener” y posteriormente, expresó sin ponerse colorada: “La Rural debe ser prohibida”.
Recuerdo que hace unos años me llamaron de un programa radial, creo que de Radio Belgrano, para hablar en el día de la Tradición, sobre el gaucho, y como no se puede hablar del gaucho sin mencionar al caballo, me referí al mismo diciendo que esa amalgama se producía, porque el caballo había nacido para ser montado.
Un colaborador del programa puso el grito en el cielo y dijo que era una barbaridad.
No hablamos de maltrato, hablamos de animales, que seguramente tienen en la tierra, la función que el hombre ha decidido que tengan, por ser ungidos con el pensamiento y la razón . Así es mi parecer, que coincide con lo que el Señor nos enseñó (para hacerlo más dogmático).

Lamento profundamente el pensamiento dela titular de Derecho Animal de la Facultad de Derecho de la UBA. Pero ayuda a entender como vienen la cosa.
Cuando hablan de prohibir las jineteadas, hablan de lograr que ni podamos montar para paseo, y ni hablar para hacer trabajar un caballo.
Tendrán que confesarse ateos, toda vez que Jesús entró a Jerusalén montado en una burra.

Mateo 21 Traducción en lenguaje actual
Jesús entra en Jerusalén
21 Jesús y sus discípulos llegaron al pueblo de Betfagé y se detuvieron junto al Monte de los Olivos, ya muy cerca de la ciudad de Jerusalén. Al llegar allí, Jesús dijo a dos de sus discípulos:
«Vayan a ese pueblo que se ve desde aquí. Tan pronto como entren, van a encontrar una burra atada, junto con un burrito. Desátenlos y tráiganmelos. Si alguien les dice algo, ustedes responderán: “El Señor los necesita; enseguida se los devolverá.”»
Y claro que muchos serán ateos, o no profesarán la fe cristiana; pero de lo que estoy seguro es que la postmodernidad ha venido con una cuota de fanatismo tal, que los valores se diluyen, la tradición se pierde y la política, mal aplicada, se mete donde no debe.