A CABALLO A LUJÁN

28 Septiembre 2016
Fotografía perteneciente al autor de la nota.

Por Javier Andrés Melo

Cada año al llegar el mes de septiembre los tradicionalistas se reúnen en la ciudad de Luján para visitar a la Virgen Gaucha; el origen de esta Peregrinación a Caballo fue una propuesta de Monseñor Serafini a unos paisanos del Círculo Criollo El Rodeo en 1945.

Desde entonces, y junto al Círculo Criollo Martín Fierro, organizan este encuentro de fe que este año realizó su edición número 72.
Esta vez las actividades comenzaron el Sábado 24 frente al Cabildo Histórico donde los cuerpos de baile de "El Rodeo" y "Martín Fierro" bailaron algunas danzas finalizando con el Pericón, Danza Nacional. Cerraron la jornada distintos cantores.
El Domingo 25 se empezó temprano con un día que amaneció fesco y se convirtió en una agradable tarde. Los abanderados fueron llegando al palco para presenciar la misa que ofició el Rector de la Basílica y luego el Sr. Intendente dio la bienvenida a los peregrinos.
Se realizó la reconstrucción del milagro por el que la Virgen decidió quedarse en Luján en 1630, con la carreta "La Calandria" de "El Rodeo" y comenzó el desfile que duró varias horas al paso de las 74 instituciones anotadas.
Hasta acá sería la crónica habitual que escribiríamos volviendo de Luján. Pero es importante resaltar algunos puntos.
El principal es el compromiso del Intendente Luciani con esta Peregrinación, con un total apoyo a los organizadores que cada año se va acrecentando, por ejemplo la Avenida de la Virgen tenía desde el Sábado las vallas colocadas y listas para cortar el tránsito para el desfile evitando también el habitual ir y venir de carros que sin justificación alguna deambulan por el centro. Esto con el apoyo de la Policía y la Gendarmería que hacían recorridas para mantener el orden. Este año quienes no tuvieran un lugar previsto para acampar junto a una institución eran derivados al ex Parquerama.
Otro punto está relacionado con la sanidad de los caballos, si bien sabemos que la gran cantidad de los participantes tiene a sus animales en buenas condiciones y vacunados, siempre están aquellos que no van con sentido de peregrino ni pareciera importarle su caballo y ese pequeño porcentaje es culpable de los críticas que se reciben. En esta oportunidad varios de los municipios por donde pasan los peregrinos pusieron puestos de control con personal policial y colaboradores de organizaciones (ONG) para verificar el estado de los animales y ver que no fueran sobrecargados aquellos que iban en las varas de un carro, incluso en algunos puntos habían instalado piletas para refrescarles las patas de ser necesario. Nos comentaron el caso de una persona a la que le dijeron que no podía continuar así y que le iban a retener el animal y como única respuesta y demostrando el poco interés por su caballo se tiró a dormir abajo del carro. Esa es la gente que le hace mal al tradicionalismo. Por suerte, y como dijo en el palco uno de los responsables del puesto sanitario de Luján: “los daños colaterales han disminuido bastante, por lo que habrá que seguir trabajando para lograr el objetivo”.
Dentro de esto también es importante destacar que las instituciones están trabajando hacia adentro para que concientizar a sus miembros; vimos a un capataz de desfile de una institución que al que se había colado un individuo que no estaba vestido ni modestamente a la usanza campera (remera, jeans, zapatillas) lo acompañó de vuelta hasta donde comenzaba el desfile para sacarlo del vallado.
Así como destacamos lo bueno también comentamos lo malo: algunos peregrinos que venían desde más de 200 km por tierra no pudieron llegar porque la policía les solicitó la inscripción al RENSPA, el registro del SENASA para productores agropecuarios, una exageración ya que contaban con la documentación de los animales y la libreta.
Como siempre Luján es una de las fechas en que nos reencontramos con muchos amigos del Tradicionalismo a los que solemos ver poco o que nos traen saludos de otros que no pudieron llegar.
Esta 72 Peregrinación tuvo un momento emotivo, ya que la fecha coincidía con el natalicio de don Orlando "Fito" Binaghi, Patriarca del Movimiento Tradicionalista, gran referente, y un impulsor de la idea que recibió de Monseñor Serafini en 1945.
Luján... hasta el año que viene.