Raúl Finucci

NUEVA SEDE DE LA ASOCIACIÓN CRIOLLA ARGENTINA

La Asociación Criolla Argentina ha inaugurado su nueva sede en la calle Humberto I° 381 de la Ciudad de Buenos Aires, en pleno corazón de San Telmo, y casi debajo del taller del orfebre Juan Carlos Pallarols.

PRIMER SIMPOSIO NACIONAL DE DANZA FOLKLÓRICA

por Javier Andrés Melo

Organizado por la Academia Nacional del Folklore se realizó en el Centro Cultural San Martín

STAFF DE "TODO ES HISTORIA" HOY

EL TRADICIONAL desea felicitar a los integrantes de "TODO ES HISTORIA" porque ellos han llegado, trabajando mucho, a los 50 AÑOS.

COLECCIÓN CARLOS DAWS EN EL "HERNÁNDEZ"

Por Pablo Giachello
El día 27 de abril los tradicionalistas Sergio Villaverde, Alberto y Daniela Vomero, y Valeria Leto, estuvieron representando a la Agrupacion de Estudios Gauchescos de Ezeiza

50 AÑOS DE "TODO ES HISTORIA"

Por Raúl Oscar Finucci

En 1987 comencé a trabajar en la revista “Todo es Historia” como suplende de diagramación, ya que había estudiado “Diagramación de diarios y Revistas” en la Fundación Gutenberg,

SOBRE LOS CONCURSOS

Aquellos que están inmersos en el Concurso Nacional de Aperos de Uso Tradicional, Caballos de Trabajo y Conjuntos Representativos, sean participantes o simplemente disfruten de verlos, tal vez se hayan planteado alguna vez que las clasificatorias, tal como se dan; en fechas y lugares, podrían ser modificadas para mejorar la asistencia de jinetes y sobre todo que no haya traslado de participantes a largas distancias para que cada clasificatoria, genere un número real de clasificados que asistan luego a Palermo, durante la “Exposición Rural”.

Lo que quiero decir, y lo he conversado con amigos que participan; desde la organización, la jura, o montados, es que habría que generar un criterio a la luz de la experiencia, para determinar fechas y lugares.
Sé que estas opiniones, que son, aquí y ahora, personales, ya que no hago cargo a nadie de lo dicho (no doy nombres),pueden generar controversias. Y no está mal que así sea, porque si alguien no exterioriza su pensamiento, no habrá quién lo refute, y no se podrán discutir las modificaciones, o no, que puedan generarse, en bien de los concursos, que mucho bien le han hecho al tradicionalismo, gracias a todas las partes; desde la S.R.A. hasta los que humildemente difundimos la tradición gaucha.
Cuando quieran, y donde quieran, lo hablamos.

EL BICENTENARIO DEL CRUCE DE LOS ANDES

Por Martín Blanco
Se cumplen 200 años, de quizás o sin quizás, el suceso más importante de la historia militar Argentina. El Cruce de la Cordillera de los Andes, la obra magistral llevada a cabo por el General José Francisco de San Martin, permitió la independencia de Chile “la ciudadela de América” de la metrópoli, y como consecuencia de ello dejó abierto el camino al entonces Virreinato del Perú, el centro del poder español en América. Asimismo, la victoria americana en tierras chilenas contribuyó a afianzar la, por entonces endeble, independencia nacional declarada a escasos meses de la epopeya sanmartiniana.

NUEVOS TIEMPOS, EL MISMO GAUCHO

En mi editorial anterior, planteaba yo que como están dadas las cosas, la computadora era la nueva radio y el celular la nueva “Spica”, porque la tecnología viene por el lado de la web. Incluso, pronto la televisión también se emitirá por la web, claro que cada país tendrá la calidad que merece su sistema.
También, hace un tiempo, escribí en mi página de Facebook: Raúl Oscar Finucci, sobre los cambios en la comunicación profesional, ya que desde cualquier computadora, se suben fotos antiguas o pinturas del siglo XIX, con la temática de la cultura gaucha o imágenes del pasado de la industria agropecuaria. Y eso no está mal, al contrario, pero daba yo algunas pautas para que quien las sube a la red, informe bien, así aprendemos todos.
Esto, desde ya no pasaba cuando había que esperar que apareciera una revista o periódico especializado, como El Tradicional, por ejemplo, para poder ver fotos de lo ocurrido en una fiesta o evento en particular. Ahora es inmediato; aparecen cien fotos al instante tomadas con celulares de buena calidad de imagen. Eso es información, pero no “toda” la información. Y este avance de la fotografía a chorros, me ha hecho pensar en que una imagen está siendo ya inferior a mil palabras, ya no es lo que era. Ni tampoco los videos.
Y digo esto no solo en defensa de la explicación adecuada, sea por audio o escrita, sino porque recordaba aquella etapa de mi vida de Diseñador Gráfico, cuando me sentaba en mi tablero con la Rotring y mis escuadras y reglas, a crear un logotipo (letras) o un isotipo (icono o dibujo), o un “isologo” que refiere a los dos combinados. Ese trabajo se comenzó a deteriorar, cuando aparecieron las computadoras de escritorio al alcance de casi todos, y con ellas, simples programas que permitiían armar un isologo, o lo que sea, si bien básico, pero que servía para dejar de la do el tener que pagarle a un diseñador profesional.
Hoy pasa una cosa semejante con Facebook, las fotos y los comentarios de quien la “posteó” como se dice en la jerga a “subir la foto” y los comentarios posteriores de variopinta verosimilitud.
Pero nada de esto está mal , a menos que los comentarios y las referencias sean erróneas o falsas, cosa que no se en qué porcentaje se da y espero no sea alto.
Lo que se modifica, es la tarea de los profesionales que nos ocupamos desde hace años (en mi caso más de 20) a difundir, divulgar y dar a conocer información, imágenes y datos de una cultura que nos interesa tanto como la criolla o gaucha, en sus distintos aspectos.
Entonces, www.eltradicional.com.ar aparece como un resúmen de todo esto que estoy diciendo, porque hace años que venimos editando esta web con esa idea. Porque se pueden poner mil fotos, pero, por ejemplo, pocas captan el alma de lo que referimos como las de Javier Mosquera, o tienen la exactitud del dato necesario como las de Javier Melo.
De las explicaciones y lo que desea saber, me ocupo yo y mis colaboradores.
Aquí, en www.eltradicional.com.ar , solo la buena imagen junto a la palabra justa, son la comunicación en su relieve adecuado.
Trabajaremos para eso.

EL TRADICIONAL Gestando Cultura. A 200 años del Cruce de los Andes
"Diego Sarcona ofreció en la noche del día viernes 17 en el Centro Cultural Florencio Constantino, una charla explicando a raíz de sus investigaciones, los mitos y verdades sobre el Cruce de los Andes, realizado por el General San Martin y su ejércitoHablo de mitos como por ejemplo que San Martin cruzo la cordillera en camilla y él respaldo desde trabajos realizados con la respuesta de que el General cruzó 8 veces los Andes, y que solo uno de esos cruces lo realizo en camilla porque estaba muy delicado de salud.

BANDERA DEL EJÉRCITO DE LOS ANDES

Apenas un mes restaba para que el General San Martín y su Ejército Libertador comenzaran a trepar las más altas cumbres de la América. Sin embargo, había un detalle fundamental que aún faltaba. Aquel grupo de hombres aún no tenía Bandera para hacerla flamear en cada Victoria venidera.

Fue en la Nochebuena de 1816 cuando en el brindis final, el futuro Libertador propuso a las mujeres presentes en la cena, que fuesen ellas las que confeccionaran la Bandera de aquel Ejército sin Bandera...

ELEMENTOS DE LA BANDERA DEL EJÉRCITO DE LOS ANDES
Los elementos de la Bandera del Ejército de Los Andes son:
el Sol
el Campo Blanco
el Gorro Frigio
las Manos entrelazadas
la Pirca de piedras
los Laureles
la Pica
y el Campo Azul.
Cada uno de estos elementos encierra un profundo simbolismo. Dio las directivas de cómo debía ser. Que elementos mostrar en el paño y en qué fecha tendría que estar lista y preparada. Debía ser para el 5 de enero de 1817, víspera de los Santos Reyes.
Y así, aquel grupo de Damas Mendocinas, entre las que podemos nombrar a Laureana Ferrari, de apenas 15 años, Dolores Prat de Hiusi, chilena exiliada ya que su marido había muerto en el Desastre de Rancagua, Manuela Corvalán, Narcisa Santander, Mercedes Álvarez, de 16 años, y la mismísima Remedios Escalada de San Martín, empeñaron su palabra de brindar a aquel grupo de valientes, una enseña que los distinguiría del resto de los Hombres de la Tierra.
Así, un día de Navidad nacía una de las más Gloriosas enseñas que flameó sobre el suelo americano: la Bandera de los Andes.

LA VERDADERA HISTORIA SACADA DE LAS LECTURAS DE LAS CARTAS DE JOSE DE SAN MARTÍN
San Martín explicó detalladamente cómo debía ser la insignia. A la mañana siguiente las señoras presentes en esa reunión recorrieron la ciudad en busca de la tela. Cuando la decepción las ganaba un tendero de la calle del Cariño Botao (actual General Paz) las entusiasmó para que entraran en su tienda. Lo hicieron para comprar alguito y dejar conforme al insistente comerciante.
La sorpresa fue mayúscula cuando descubrieron el paño celeste que buscaban. No era seda, como se lo habían propuesto, era sarga común, pero celeste intenso como les había pedido el General. Entonces se dieron a la tarea coser y bordar.
Las patricias del encargo eran Dolores Prat de Hiusi, Laureana Ferrari cedió las lentejuelas de oro de sus abanicos, Margarita Corvalán dio los topacios, Narcisa Santander donó los trescientos cuarenta diamantes de una valiosa gargantilla.
Mercedes Alvarez de Segura colaboró con otras joyas.
A la bandera fueron a parar las lentejuelas de oro de varios abanicos de Laurena y una roseta de diamante, para adornar el óvalo y el sol, también perlas de un collar de Remedios. Según el testimonio epistolar de Laureana Ferrari, no descansaron para poder terminar. Pero lo lograron.
El 5 de enero de 1817 se ungió como patrona del ejército a la Virgen del Carmen y la bandera fue bendecida en la Iglesia matriz de Mendoza. San Martín habló a sus soldados:
“Soldados: esta es la primera bandera independiente que se ha alzado en América”.
La agitó tres veces en medio de los gritos, los vivas, los aplausos y las campanas que tocaban a alegría.
En los escritos del General Espejo se afirma que intervinieron en la confección tres monjas del Monasterio de la Buena Enseñanza, las reverendas madres María de las Nieves Godoy, Andrea de los Dolores Espínola y María del Carmen del Niño Dios y Correas.
La bandera del Ejército de los Andes se muestra en el memorial que comenzó a construirse durante el gobierno de Celso Jaque y fue terminado por el de Francisco Pérez. Con unción debe verse, con mucho respeto, porque por ella murieron muchos mendocinos de entonces para alcanzar la libertad de cinco países.

Página 5 de 19