Raúl Finucci

EL BICENTENARIO DEL CRUCE DE LOS ANDES

Por Martín Blanco
Se cumplen 200 años, de quizás o sin quizás, el suceso más importante de la historia militar Argentina. El Cruce de la Cordillera de los Andes, la obra magistral llevada a cabo por el General José Francisco de San Martin, permitió la independencia de Chile “la ciudadela de América” de la metrópoli, y como consecuencia de ello dejó abierto el camino al entonces Virreinato del Perú, el centro del poder español en América. Asimismo, la victoria americana en tierras chilenas contribuyó a afianzar la, por entonces endeble, independencia nacional declarada a escasos meses de la epopeya sanmartiniana.

NUEVOS TIEMPOS, EL MISMO GAUCHO

En mi editorial anterior, planteaba yo que como están dadas las cosas, la computadora era la nueva radio y el celular la nueva “Spica”, porque la tecnología viene por el lado de la web. Incluso, pronto la televisión también se emitirá por la web, claro que cada país tendrá la calidad que merece su sistema.
También, hace un tiempo, escribí en mi página de Facebook: Raúl Oscar Finucci, sobre los cambios en la comunicación profesional, ya que desde cualquier computadora, se suben fotos antiguas o pinturas del siglo XIX, con la temática de la cultura gaucha o imágenes del pasado de la industria agropecuaria. Y eso no está mal, al contrario, pero daba yo algunas pautas para que quien las sube a la red, informe bien, así aprendemos todos.
Esto, desde ya no pasaba cuando había que esperar que apareciera una revista o periódico especializado, como El Tradicional, por ejemplo, para poder ver fotos de lo ocurrido en una fiesta o evento en particular. Ahora es inmediato; aparecen cien fotos al instante tomadas con celulares de buena calidad de imagen. Eso es información, pero no “toda” la información. Y este avance de la fotografía a chorros, me ha hecho pensar en que una imagen está siendo ya inferior a mil palabras, ya no es lo que era. Ni tampoco los videos.
Y digo esto no solo en defensa de la explicación adecuada, sea por audio o escrita, sino porque recordaba aquella etapa de mi vida de Diseñador Gráfico, cuando me sentaba en mi tablero con la Rotring y mis escuadras y reglas, a crear un logotipo (letras) o un isotipo (icono o dibujo), o un “isologo” que refiere a los dos combinados. Ese trabajo se comenzó a deteriorar, cuando aparecieron las computadoras de escritorio al alcance de casi todos, y con ellas, simples programas que permitiían armar un isologo, o lo que sea, si bien básico, pero que servía para dejar de la do el tener que pagarle a un diseñador profesional.
Hoy pasa una cosa semejante con Facebook, las fotos y los comentarios de quien la “posteó” como se dice en la jerga a “subir la foto” y los comentarios posteriores de variopinta verosimilitud.
Pero nada de esto está mal , a menos que los comentarios y las referencias sean erróneas o falsas, cosa que no se en qué porcentaje se da y espero no sea alto.
Lo que se modifica, es la tarea de los profesionales que nos ocupamos desde hace años (en mi caso más de 20) a difundir, divulgar y dar a conocer información, imágenes y datos de una cultura que nos interesa tanto como la criolla o gaucha, en sus distintos aspectos.
Entonces, www.eltradicional.com.ar aparece como un resúmen de todo esto que estoy diciendo, porque hace años que venimos editando esta web con esa idea. Porque se pueden poner mil fotos, pero, por ejemplo, pocas captan el alma de lo que referimos como las de Javier Mosquera, o tienen la exactitud del dato necesario como las de Javier Melo.
De las explicaciones y lo que desea saber, me ocupo yo y mis colaboradores.
Aquí, en www.eltradicional.com.ar , solo la buena imagen junto a la palabra justa, son la comunicación en su relieve adecuado.
Trabajaremos para eso.

EL TRADICIONAL Gestando Cultura. A 200 años del Cruce de los Andes
"Diego Sarcona ofreció en la noche del día viernes 17 en el Centro Cultural Florencio Constantino, una charla explicando a raíz de sus investigaciones, los mitos y verdades sobre el Cruce de los Andes, realizado por el General San Martin y su ejércitoHablo de mitos como por ejemplo que San Martin cruzo la cordillera en camilla y él respaldo desde trabajos realizados con la respuesta de que el General cruzó 8 veces los Andes, y que solo uno de esos cruces lo realizo en camilla porque estaba muy delicado de salud.

BANDERA DEL EJÉRCITO DE LOS ANDES

Apenas un mes restaba para que el General San Martín y su Ejército Libertador comenzaran a trepar las más altas cumbres de la América. Sin embargo, había un detalle fundamental que aún faltaba. Aquel grupo de hombres aún no tenía Bandera para hacerla flamear en cada Victoria venidera.

Fue en la Nochebuena de 1816 cuando en el brindis final, el futuro Libertador propuso a las mujeres presentes en la cena, que fuesen ellas las que confeccionaran la Bandera de aquel Ejército sin Bandera...

ELEMENTOS DE LA BANDERA DEL EJÉRCITO DE LOS ANDES
Los elementos de la Bandera del Ejército de Los Andes son:
el Sol
el Campo Blanco
el Gorro Frigio
las Manos entrelazadas
la Pirca de piedras
los Laureles
la Pica
y el Campo Azul.
Cada uno de estos elementos encierra un profundo simbolismo. Dio las directivas de cómo debía ser. Que elementos mostrar en el paño y en qué fecha tendría que estar lista y preparada. Debía ser para el 5 de enero de 1817, víspera de los Santos Reyes.
Y así, aquel grupo de Damas Mendocinas, entre las que podemos nombrar a Laureana Ferrari, de apenas 15 años, Dolores Prat de Hiusi, chilena exiliada ya que su marido había muerto en el Desastre de Rancagua, Manuela Corvalán, Narcisa Santander, Mercedes Álvarez, de 16 años, y la mismísima Remedios Escalada de San Martín, empeñaron su palabra de brindar a aquel grupo de valientes, una enseña que los distinguiría del resto de los Hombres de la Tierra.
Así, un día de Navidad nacía una de las más Gloriosas enseñas que flameó sobre el suelo americano: la Bandera de los Andes.

LA VERDADERA HISTORIA SACADA DE LAS LECTURAS DE LAS CARTAS DE JOSE DE SAN MARTÍN
San Martín explicó detalladamente cómo debía ser la insignia. A la mañana siguiente las señoras presentes en esa reunión recorrieron la ciudad en busca de la tela. Cuando la decepción las ganaba un tendero de la calle del Cariño Botao (actual General Paz) las entusiasmó para que entraran en su tienda. Lo hicieron para comprar alguito y dejar conforme al insistente comerciante.
La sorpresa fue mayúscula cuando descubrieron el paño celeste que buscaban. No era seda, como se lo habían propuesto, era sarga común, pero celeste intenso como les había pedido el General. Entonces se dieron a la tarea coser y bordar.
Las patricias del encargo eran Dolores Prat de Hiusi, Laureana Ferrari cedió las lentejuelas de oro de sus abanicos, Margarita Corvalán dio los topacios, Narcisa Santander donó los trescientos cuarenta diamantes de una valiosa gargantilla.
Mercedes Alvarez de Segura colaboró con otras joyas.
A la bandera fueron a parar las lentejuelas de oro de varios abanicos de Laurena y una roseta de diamante, para adornar el óvalo y el sol, también perlas de un collar de Remedios. Según el testimonio epistolar de Laureana Ferrari, no descansaron para poder terminar. Pero lo lograron.
El 5 de enero de 1817 se ungió como patrona del ejército a la Virgen del Carmen y la bandera fue bendecida en la Iglesia matriz de Mendoza. San Martín habló a sus soldados:
“Soldados: esta es la primera bandera independiente que se ha alzado en América”.
La agitó tres veces en medio de los gritos, los vivas, los aplausos y las campanas que tocaban a alegría.
En los escritos del General Espejo se afirma que intervinieron en la confección tres monjas del Monasterio de la Buena Enseñanza, las reverendas madres María de las Nieves Godoy, Andrea de los Dolores Espínola y María del Carmen del Niño Dios y Correas.
La bandera del Ejército de los Andes se muestra en el memorial que comenzó a construirse durante el gobierno de Celso Jaque y fue terminado por el de Francisco Pérez. Con unción debe verse, con mucho respeto, porque por ella murieron muchos mendocinos de entonces para alcanzar la libertad de cinco países.

Por Héctor García Martínez
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Característica de la época: tenía una prosa oral recargada y grandilocuente, llegaba al auditorio despertando gran fervor.

EL RESERO

Por Carlos Raúl Risso
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Suele decirse que el de “resero”, es oficio gaucho si lo hay, no obstante… nos vamos a encontrar con algunas sorpresas, porque la palabra viene a significar: el que anda con las reses,

EN EL DÍA DE LA TRADICIÓN, JOSÉ HERNÁNDEZ

Fragmento del capítulo dedicado a José Hernández del libro "Todos somos gauchos" de Raúl Oscar Finucci

No podemos, en un libro dedicado a la tradición gaucha, dejar de referirnos a José Rafael Hernández, autor de “El Gaucho Martín Fierro”.

NIVEL INTERNACIONAL

Mustad Argentina, organiza una clínica Internacional de Herrado IMPRESIONANTE!! de la mano de Chris Gregory, herrador profesional reconocido a nivel mundial.

Se realizará el Sábado 17 de Diciembre en la Escuela del Caballo El Picazo.
La compra de entradas es anticipada y con cupo limitado. NO TE QUEDES AFUERA!
para más info llamanos a Mustad: 011-4508-8000 de 9 a 12 y de 15 a 17 hs.
o por mail a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. / Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

#MUSTAD #vamospormas #clinicainternacional

Hacer click en el título para leer la imagen.

Por Raúl Oscar Finucci
El sábado 22 de octubre “El Fogón de Chivilcoy” se vistió de gala, con el Concurso de aperos organizado por Eduardo Bailleres y Martín Jaureguy para que la institución que preside el Sr. Reynoso, lo enmarcara en la tradicional “Fiesta del Resero”.
Llegamos el viernes para compartir una cena en “El Fogón” y luego una extensa charla en la confitería del hoytel con que fuimos amablemente invitados por los organizadores.
La charla, con Carlos Arezo, escritor y hombre de radio, versó sobre la posibilidad que la UNESCO declare de Interés Cultural al Gaucho. Participamos de la charla, quien esto escribe, Carlitos Lunardi, Martín Jauregui, un amigo y compatriota de Arezo y Leonardo Ratuschny. Discernimos y discutimos sobre el papel que cabe a Argentina en esta propuesta pero no nos pusimos de acuerdo en quienes deben representarnos. Debo decir que Arezo nos invitó jusnto a Lunardi y Jaureguy a participar de una comisión que podría unirse a la Confederación Gaucha Argentina, que realmente no representa exactamente nuestra opinión. Seguiremos charlando, seguramente.
El sábado lo pasamos muy bien y tuve la suerte de compartir el micrófono con D. Oscar Marchesini y Carlitos Lunardi, enorme maestro, amigo y padre a veces, quien estaba con su mujer Mara y Luciano.
Disfruté mucho el día con mi esposa Daniela Havas, amigos como el ya mencionado Martín Jaureguy con Soledad y Bautista;, Javier Mosquera, Félix Namor, Pichón Gruppo y Patricia; Reinoso padre e hijo; María Elena Cura; Lucho Spinelli y Silvia; Alberto y Marta, Roberto Lopreiato, los Petterini, Leonardo y su hija, en fin, con todos los amigos de tantos años.
Gracias Nani Bailleres por invitarme a entregar el Premio EL TRADICIONAL al Paisano de Mejor Estampa que ganara Mario Garrote y fuera elegido por Carlos Lunardi, Pichón y Mariano Errecaborde (h).
Al terminar, fuimos a El Recreo del Pampa Cura a escuchar una disertación sobre patrimonio cultural y a seguir compartiendo con amigos como Carlos Arezo de la República Oriental del Uruguay, su esposa y otro matrimonio que los acompañó.
Lamentablemente no nos pudimos quedar hasta el domingo por otro compromiso, pero no faltará oportunidad, ya que siempre la gente de “El Fogón” ha sido muy considerada con nosotros.
Esto es tradicionalismo; culto al gaucho, al caballo y a la amistad.

Foto: Javier Mosquera

Cuando pienso o digo “escuchar radio” solo me vienen dos imágenes a la mente: “la negrita” como le digo a mi pequeña radio a transistores que habita en mi mesa de luz, o la radio del auto.
A otros le vendrán a la mente imágenes de radios a válvulas, o las que traían los “minicomponentes” de los años 80, o el sintonizador de su buen equipo de audio armado con distintos elementos.
Pero la radio, como se ha definido muchas veces, son voces de gente que no vemos y a las cuales les prestamos atención. Aunque en los últimos años se han incorporado las cámaritas dentro de los estudios de las grandes cadenas, para que uno pueda ver lo que no debe ver. Porque para el que hace radio, es importante que no lo vean, es importante la intimidad, o la complicidad de un gesto a un compañero de mesa cuando alguien, a través del teléfono, dice algo inconveniente, o bueno para resaltar.
Recuerdo que cuando Héctor García Martínez entró conmigo al estudio de Radio Belgrano, por primera vez, al ver la mesa iluminada solo con dicroicas, la ténue luz ambiental, las torres de los micrófonos y las pantallas de las computadoras, dijo: “Extrañaba la calidez de un estudio”. Eso es la radio. Y la extrañaba porque había hecho radio muchos años, en Nacional y en otras más, de aquellas radios de siempre.
La radio hoy cambió, como decíamos, hasta cámaras tiene. Y también cambió la forma de comunicarse con el oyente. Aquellas promesas de la Ley de Radiodifusión, de las posibilidades para todos, de crear emisoras, al uso político, hubo un paso. Nadie logró un crédito, al menos de la gente que conozco. Y para colmo, las radios, muchas, cayeron en manos de inescrupulosos empresarios del chapuceríao, que nunca leyeron un libro, un diario o nada, y que jamás se ocuparon de saber de qué trata una radio; un medio de comunicación extraordinario que genera una comunión especial entre quienes trabajan en el mismo ámbito. Asíe estamos, con empleados de empresas que al dejar de cobrar la pauta exageradísima del anterior gobierno, se retiraron del negocio, dejando el tendal. Y no es opinión, es información.
Todo lo antedicho, más el avance de la tecnología, ha dado paso a las las Radios WEB, como la de nuestro amigo Carlos Torres Iglesia: Radio El Palenque de Areco.
Usted sabe que EL TRADICIONAL es un programa que comenzó en Radio Belgrano, siguió en Radio Splendid y ahora, después que Splendid exigiese mucho dinero para nosotros, se emite por AM 1300 Radio La Salada, gracias a la generosidad del Sr. Jorge Castillo y la gestión de mi amigo José Luis García Britos. También se emite por radios como FM 104.5 Pampa de Bragado, La Folklórica del Paraná, en Entre Ríos y algunas emisoras más, dos del interior de la Pcia. de Santa Fe. Y también, a través de nuestra propia emisora en la red EL TRADICIONAL RADIO WEB. A través de ella emitimos los lunes y miércoles a partir de las 18 hs. comenzando con media hora de música. La programación la puede ver aquí en este sitio web, debajo de la columna de la izquierda.
¿Porqué no escuchar radio a través de la web? ¿Porqué usted cree que no se va a acostumbrar?
Hay gente que tiene la computadora prendida todo el día, por trabajo o por gusto ¿porqué no se puede transformar en una radio encendida?, incluso el teléfono celular se puede convertir en la nueva SPICA, aquella revolucionaria pequeña radio a transistores y pilas que se podía llevar con uno a todos lados, revolucionando la vida de las personas. El celular va con uno, y si usted se baja la aplicación de EL TRADICIONAL RADIO WEB, podrá escucharla donde se encuentre.
La radio cambió, falta que cambie sus hábitos el oyente, porque exactamente lo que buscamos no siempre está al aire o no se escucha desde nuestro lugar. La web da otra posibilidad, y el celular la amplía.
Los esperamos…

Página 6 de 19