CONCURSO NACIONAL DE APEROS 2017

15 Agosto 2017

Por Raúl Oscar Finucci

Antes de comenzar esta detallada nota, debo decir que la misma es una demostración de lo que ha cambiado la comunicación, con los teléfonos celulares y sus cámaras, y el uso expandido de las redes sociales.


Minuto a minutos se subían fotos del concurso y desde cualquier parte del mundo se podían ver las imágenes y se podía entender lo que estaba sucediendo, por lo que las mencionadas imágenes transmiten. Además, los comentarios de los presentes, adosadas a las fotos, ayudaban a conformar el nuevo periodismo instantáneo. Es por eso que hay que replantear la comunicación en los medios, y a través de EL TRADICIONAL, hemos decidido dejar la noticia, que ya no lo es, por la inmediatez del celular, y dar opinión y comentar los entretelones a los que el lector, o quién está en la tribuna, no tiene acceso.
Ha pasado una final más del Concurso Nacional de Aperos de uso Tradicional, Caballos de Trabajo y Conjuntos Representativos de Instituciones, de la Sociedad Rural Argentina (S.R.A), que se dirime en el predio palermitano, en el marco de la “Exposición Rural”, como llamamos comúnmente a la Exposición de Ganadería, Agricultura e Industria Internacional. Para el tradicionalismo, acaso la vidriera más importante donde mostrar los usos y costumbres populares del gaucho, desde sus comienzos hasta su llegada a las orillas de las ciudades, donde se ubicaban los corrales de los mataderos.
Semanas antes, se van tejiendo comentarios, nos llegan datos, y en nuestras “Charlas de Boliche” con Pichón Gruppo y Carlitos Lunardi, a través de Radio Web EL TRADICIONAL, fuimos aportando información para una mejor comprensión de lo que sucedería en la pista, para aquellos que no conocen demasiado o no han visto nunca un concurso con tantas pilchas y tan buenas.
Uno de los primeros interrogantes tanto para concursantes como para el público interesado, es el de los jurados. Sabemos que no hay ya muchos jurados para elegir; ya no están ni el Ingeniero Labiano, ni Don Luis Flores. Tampoco juran ya Campos, Olegario Andrade, Pancho Ferreyra, Carlos Lunardi, Romero Carranza y otros tantos. También, y porque no decirlo, hay que respetar el gusto del Comité de Tradición Rural de la S.R.A con respecto a ciertos nombres a la hora de elegir. El que organiza tiene derechos, concordemos o no.
He leído el reglamento del Concurso de Aperos pero no habla de la alternancia de los jurados, que seguramente tendrán obligaciones que no figura en dicho reglamento y tal vez esté en las disposiciones generales de los concursos. La cuestión es que Francisco Madero y Martín Jaureguy volvieron a jurar, cosa que no hubiese sido posible, con una sola pista de jura, como hace unos años, pero como ahora se divide en dos, dándoles unas categorías a un jurado y sus secretarios, y otras al otro, se decidió invertir las categorías para este año. Jaureguy juró las que a Madero le tocaron el año pasado. Claro que esto ha sido una “aspirina” como solución, porque hay que resolver el tema de los jurados, acaso con docencia y práctica a cargo de la S.R.A o aceptando nombres que se barajan pero no aparecen. Jurados hay, si bien no son muchos, pero hay, sucede que como en el fútbol, si no se le dan minutos a los que surgen, nunca serán titulares, y no hablo solo de jóvenes como en el caso de quienes juraron en esta ocasión.
Estacionar y ensillar
Todos los años otro tema a elucidar es donde se podrán estacionar los batanes, donde descargar las jaulas y donde ensillar. No es nuevo.
La última solución fue el lugar llamado “las piedritas”, terreno que está junto a la entrada de Juncal, donde todos se apilaban. Ese sito generó quejas y controversias; ahora todos lo extrañan, porque ya no se puede usar.
“Otra vez a la calle”, me dijo un asiduo participante. El tema es que en el pasillo de servicios, que es el ubicado en la esquina de la Avda. Sarmiento, contra la embajada delos E.E.U.U, solo había 13 lugares disponibles, por eso al llegar a la rural, pude ver que sobre Sarmiento, contra la vereda del Zoo, y del lado del predio, estaban todos estacionados y ensillando. Quiero creer que la S.R.A arregló con el Gobierno de la Ciudad para que no fueran multados. Todo un tema.
En la pista
Ya en la pista central, vimos la misma dividida en tres. Entrando por el Pabellón 9 (el de las escaleras mecánicas); a la derecha competirían los Caballos de Trabajo, categorías A y B; y a la izquierda, en dos pistas más pequeñas, los aperos, unos 90 participantes, de muy buen nivel.
De entrada, y libreta en mano, me dispuse a elegir a quienes participarían por el Premio EL TRADICIONAL al “Paisano de Mejor Estampa”. Esa elección no es solo mía, ni es caprichosa. Pido opinión a periodistas, fotógrafos, cantores, animadores y a los jurados cuando tengo oportunidad de hablar con ellos, para que entre todos decidamos quién es el paisano de la mejor estampa, el que más se parece al gaucho que imaginamos, como me dijera el Dr. Fernando Romero Carranza “lo elegimos con el golpe de vista”. Esta frase define la idea. Por eso, hace unos cuatro años pedí a las autoridades de Rural, me permitieran hacer esta selección, porque los 11 años anteriores (tiempo que hace que entregamos el premio) el jurado lo elegía de entre los campeones de cada categoría, lo que me parecía que no coincidía con el espíritu del premio, porque a veces, la mejor estampa no está ahí. Por eso el Premio EL TRADICIONAL, es un premio que puede ganar cualquiera de los participantes, y sé, afortunadamente, que es valorado.
No quiero dejar de agradecer a Oscar Ferrando, encargado de las planillas en pista, y a Carlos, el locutor oficial, porque pacientemente anotaban los números de lotes seleccionados y se los pasaban por radio al encargado de tranquera, quien avisaba a los elegidos, que debían disputar el Premio. Nobleza obliga: gracias por la paciencia.
Solo un participante seleccionado, no fue avisado, porque salió más rápido que el aviso. Absolutamente involuntario.
La jura
Con respecto a los premios otorgados por “Pancho” Madero y Martin Jaureguy, no he escuchado, como normalmente sucede, demasiadas quejas. Solo un par de expresiones exaltadas, que hay que entender que no deben suceder, porque una vez que alguien decide someterse a un jurado (sobre todo conociéndolos) debería aceptar hasta el menos esperado resultado.
Suponíamos que se extenderían mucho las decisiones, al agregar categorías (3 de pasadores y 2 de sogas), pero todo fue ágil y a las 17.30 se entregó la pista para el espectáculo que debía producirse a continuación. Eso hizo que las tribunas estuvieran colmadas hasta el final del Concurso.
Yo fui particularmente beneficiado porque el Premio EL TRADICIONAL al “Paisano de Mejor Estampa” se entregó apenas terminada la jura. El mismo le correspondió a Hernán Alzarán, quien lucía un recado de bastos con sogas trenzadas.
Despedida
Mi querido amigo Alberto “Lucho” Spinelli, se despidió de la pista de Palermo con un “Reservado de Gran Campeón” con recado picazo, categoría que ganó Sebastián Allignani.
Fue un enorme placer verlo ganar muchas veces y ser “Paisano de Mejor Estampa” en otras ocasiones. “Lucho” decidió despedirse y son múltiples los elogios y saludos que recibió por Facebook, medio que el eligió para comunicar su decisión. Aquí lo que escribió:
“Con este saludo, les dejo un HASTA SIEMPRE, llego la hora de desensillar, me despido de la arena de Palermo. Han transcurrido muchos años y me llevo la inmensa alegría de haber cosechado una cantidad increíble de amigos a los que quiero y se que me quieren, seguiré compartiendo con ustedes, esta pasión que nos atrapa, colaborando y aportando mi experiencia con todo aquel que le pueda servir, no me guardo nada y todo lo que pude aprender es para compartir. No quiero hacer nombres, por temor a olvidarme de alguno y porque la lista sería muy grande, pero agradezco de corazón a todos aquellos de los cuales pude aprender, a los que me arrimaron una pilcha para presentar, a los que siempre estuvieron a mi lado a la hora de ensillar, a mi hermosa familia que me banco a muerte y me acompaño en cada presentación, a todos por igual les dejo un fraternal abrazo paisano, y que sea hasta que DIOS quiera.”
Yo entiendo su decisión, y seguramente lo podré disfrutar dentro de la pista, durante todo un concurso, porque no dudo (y sé que ya lo han propuesto), que será jurado de Rural muy pronto.
Categorías
Afortunadamente, y a pesar de que sabemos que “la cosa” está difícil (algunos ya clasificados no concursaron), el número de participantes fue muy bueno.
Fue un gusto el volver a ver en la pista a mi amigo Carlos Expósito quién obtuvo el reservado de Campeón con Lomillo de Soga.
Todas las categorías estuvieron muy nutridas, salvo Aperos Regionales, donde había un solo jinete (nunca son más de cuatro o cinco), Diego Newton, con un soberbio poncho, ensillando un Sirigote chapeado, que aunque solo, merecido campeón.
No es mi intención dar la lista completa de los premiados, porque no ha salido la gacetilla aún y esta no es una nota para dar noticias, como hemos explicado, pero si podemos mencionar que en Bastos de Pasadores Largos ganó Roberto Lopreiato, quien hace siete años seguidos que se lleva una cucarda blanca.
En Lomillo de Soga Trenzada el merecido ganador fue Juani Zavala
Varios fueros seleccionados para el Premio EL TRADICIONAL, entre ellos; Roberto Lopreiato, Pedro Andreani, Sebatián Allignani, “Lucho” Spinelli, Facundo Juárez quién salió segundo en su categoría, y lo seleccionamos junto a quién ganó. Lamento si hay un error, pero como dije, al momento de escribir esta nota no estaba la gacetilla de Rural en la web. También seleccionamos a Carlo Denari, Hernán Alzarán, Mario Garrote (segundo en su categoría) y a Marcelo Flores, ganador de Lomillo Chapeado.
En la categoría Amazonas, habría ganado con juego de suela Yanina Davico y en las otras dos categorías; Carla Suárez y Mónica Marradán.
Caballos de Trabajo
Por motivos que supongo involuntarios y a pesar de tener media pista para desarrollarse, nos pareció a algunos de los que estábamos en la pista, que no se le dio a Caballos de Trabajo, la importancia que tiene. Pero es rara esa sensación, porque las tribunas de ese lado también estaban llenas. Fue raro, porque no me pareció a mí solo.
Para ser absolutamente sincero, y porque no conozco otra manera, diré que ciertas cosas de esta prueba, nada tienen que ver con el gaucho, pero… son los tiempos que corren.
Buena cantidad de participantes y “mozos jinetazos ahijuna”, parafraseando al Fausto. Dos categorías y muy buenos jinetes.
Campeón Categoría “A”: Diego Alonso
Campeón Categoría “B”: Lucas Aviega.

Premios Oficiales de S.R.A
Hernán Alzarán se alzó con los premio “Luis Alberto Flores” y “Eleodoro Marenco”.
El “John Walter Maguire” fue para Félix Maineri

Premios Particulares
El Premio “Hablando de Tradición” que entrega desde el año pasado, mi querida amiga Ester García, al mejor Conjunto, lo ganó Fortín Unión.
Y el Premio EL TRADICIONAL al “Paisano de Mejor Estampa”, lo ganó el multipremiado “Negro” Hernán Alzarán.

Habitantes de la pista
El centro de la pista es siempre un lugar privilegiado, no solo porque desde allí se ve todo, sino porque también se escucha todo, o casi todo, en el caso de los jurados, pero como son amigos, se les puede preguntar. Por eso charlaba con “Pancho” Madero y con Martín Jaureguy, y también con veteranos de experiencia y sabiduría como el Dr. Fernando Romero Carranza, quien no dejaba de comentármelas fotos que sacaba y en cada comentario una enseñanza. También con el Dr. Figueras cambiamos palabras.
Un placer estar allí con los conductores Marcelo Pellejero y Jorge Torres. Con Claudio Agrelo, reconocido cantor surero y la embajada cultural de Chivilcoy, con Rodolfo Jaureguy y Daniel Gardella como principales referentes.
Con los colegas y amigos Juan Carlos Ferrante de Chascomús, colaborador también Javier Melo, titular de www.tradiciongaucha.com.ar donde se pueden ver muchas fotografías. Mi amiga ya mencionada Ester García. Los queridos fotógrafos Félix Namor y Javier Mosquera.
Cuando salimos para almorzar, se venían los carruajes de época a la pista, esa magnífica exposición de lo más paquete de nuestras estancias. Para manejar todo, entraba el “Negro” Loza, gran amigo y conocedor absoluto del tema.
Ocacionalmente entraba mi amigo Alejandro Allignani del Comité de Tradición Rural y otros directivos, algunos de los cuales saludan, con el afecto del mero encuentro anual, cosa que agrada, y Marita, en funciones de manejar todo en la pista, a quien agradezco especialmente que haya pedido por radio, con urgencia, un pegamento, que salvó nuestro premio al que se le había despegado la moneda que lleva en el vidrio.
El recuerdo final, para quien fuera mencionado por Jorge torres, porque no pudo estar presente; el Dr. Carlos Emilio Lunardi, quién se recupera muy bien pero está en tratamiento.