EL LADO OSCURO

04 Octubre 2017

Como he comentado a través de las radios y las redes, hemos asistido a la pasada edición dela Peregrinación a Caballo al santuario de Nuestra señora de Luján, que organizan el Círculo Criollo El Rodeo y el “Martín Fierro” de Jáuregui, el último fin de semana de septiembre de cada año.
Se realizó la 73° edición y los detalles del escenario, encuentro con amigos y demás alternativas ya he hablado.
Ahora me referiré alas cosas que no me han gustado y que son cuestiones de fondo, algunas de difícil solución.
Sabemos que hace muchos años que los Centros Tradicionalistas bien armados, esos que ensillan bien, ya no asisten a Luján.
Sabemos que hace muchos años que despreciables personajes que nada tienen que ver, no solo con el tradicionalismo, si no ya con el decoro y la educación, se ganaron en campamentos promiscuos, de cumbia emitida a través de enormes parlantes desde camiones y camionetas, provocando repulsión y miedo a cualquier persona bien nacida.
Y sabemos que se ha hecho mucho, desde la organización y el municipio, desde hace algunos años atrás, para erradicar a esa gente. Y sabiendo eso, es que no entiendo como siguen apareciendo personajes nefastos que no respetan nada ni a nadie.
Ester García se la pasó pidiendo por micrófono, que no anden de a caballo por entre la gente, en los lugares vallados. No les importaba.
Hubo quienes pasaban al galope por delante del palco, y quienes pasaron más de una vez.
“Los inmorales nos han igualao” dice el tango.
Sí quiero aclarar que no es “Luján” una Peregrinación Tradicionalista. Bien decía “Fito” Binaghi, uno de sus creadores, que era una “Peregrinación a caballo”. Pero no por eso me voy a detener en la definición, para caerle al 95% de los jinetes que pasaron con colas cortitas y caballos desmarlados, dando un espectáculo patético.
Cuesta creer que todos los caballos caballos que pasaron frente al palco hayan tenido ”La Anemia” al día. Una vez me contaron que hay un conocido veterinarios que vende libretas muy económicas con anemias falsas.
Podría agregar algunas cosas más, pero tendría que ser desagradable, y no todo el mundo lo merece.