NOS DIO BRONCA...

21 Julio 2016

por Oscar Lura

Es una verdadera satisfacción volver a las lides del periodismo y hacerlo en EL TRADICIONAL. Y si usted está pensando que ya hace diez días escribí mi columna en esta vuelta de nuestro querido periódico, es en esta oportunidad donde vuelvo con el espíritu que Finucci me pidiera la primera vez, como aquella intención de Botana: “…sobre un noble caballo para picarlo y mantenerlo despierto”.


Y el tema principal, si dudas, es el Concurso de Aperos de La Rural.
Cuando me planté frente a mi computadora, anoté varios temas, pero la atrocidad cometida al instaurar el nuevo Premio Oficial de la S.R.A “Eleodoro Marenco”, entregado, como corresponde, por su nieto, que además fue uno de los tantos jurados que poblaron la pista, me ganó la necesidad de expresar lo que sentí.
Pero la discusión no es si Marenco merece que su nombre se le coloque a un premio o no, el tema es el espíritu del premio, que sin miramientos, desde el Comité de Tradición, se aprobó.
Para ser honesto y justo con “Pancho” Madero, diré que nuestro director me comentó, después de la clasificatoria de Pergamino, que Madero le había contado que pondrían el premio y que tenía un problema con el enunciado porque no quería que fuese similar al Premio EL TRADICIONAL Al Paisano de Mejor Estampa.
Y como siempre, tenemos información, aunque a veces preferimos no publicarla, o decidimos cubrir nombres de conocidos o amigos, evitando dar los nombres, pero esto nos molestó mucho, y cuando digo “nos molestó” me refiero a colaboradores, amigos, allegados, lectores, etc.
Un miembro del Comité de Tradición sugirió, directamente, que el premio Marenco sea Al Paisano de Mejor Estampa. Así descaradamente, aunque suene mal y alguien me haya referido: “Tal vez no se dio cuenta”. No sé ni me interesa, y Finucci está muy molesto, y sé que por el único motivo que no manda una carta al Comité y a Rural criticando esta decisión y condenándola, es porque tiene gente muy amiga allí, que sabe que se manifestó advirtiendo que el premio a la Mejor Estampa pertenecía a EL TRADICIONAL dese hace más de 15 años.
Fue indignante escuchar a uno de los jurados, explicar que el premio se daba al “Paisano Mejor Aperado a la Usanza Gaucha”, una verdadera vergüenza.
Otro tema es el desprecio hacia los premios particulares como EL TRADICIONAL, otorgado en último lugar, después que se fueron los conjuntos y se vacían las tribunas, por la hora, la noche y el frío. Hay quienes dicen que hay que acostumbrarse a esas cosas para estar allí, aunque nosotros vamos a estar pero siempre vamos a decir los que nos parece mal.