El País y el Mundo

Guido Pella volvió a jugar después de un año en un torneo en el que una leyenda acompaña a su hijo tenista

Fueron 384 días sin pisar un court de tenis en forma oficial. Un extenso período en el que Guido Pella, de 32 años, se ausentó del circuito y vivió emociones fuertes. En julio pasado fue papá...

Fueron 384 días sin pisar un court de tenis en forma oficial. Un extenso período en el que Guido Pella, de 32 años, se ausentó del circuito y vivió emociones fuertes. En julio pasado fue papá por primera vez (nació Arianna, fruto de su relación con la modelo e influencer Stephanie Demner) y estuvo luchando contra una lesión crónica en la rodilla derecha. “No estoy retirado”, avisó, hace unos meses, el único jugador presente en las cuatro series de la histórica campaña argentina en la Copa Davis 2016, que terminó con el título en Croacia. Y anoche, en el Challenger de Montevideo, se dio el gusto de regresar al tour.

Pella, uno de los siete jugadores utilizados por Daniel Orsanic (por entonces, capitán) durante la única conquista nacional de la Ensaladera, reapareció sobre el polvo de ladrillo del Carrasco Lawn Tennis Club, sede del Uruguay Open, donde recibió una invitación. Su rival fue uno de los mejores jugadores de la nueva generación de nuestro país: Juan Manuel Cerúndolo, de 20 años y actual 149° (fue 79° en enero pasado, pero en los últimos meses perdió terreno al padecer molestias físicas). El partido, jugado en la cancha central, terminó con la victoria de Cerúndolo por 7-5 y 6-3, en una hora y 31 minutos. El resultado, en este caso, fue lo de menos: Pella disfrutó de su regreso al tenis profesional acompañado por su familia en las tribunas, sobre todo por su hija (el tenista lució una inscripción con el nombre de ella en una de las mangas de su remera).

Montevideo R1: GSM, Juanma d. Pella 7-5, 6-3. pic.twitter.com/nAhFnNA1l6

— eretzsportmed3 🎥 (@eretzsportmed3) November 8, 2022

“Ahora que soy papá, tengo ganas de volver, de mostrarle a mi hija, por más que no entienda nada, que si uno tiene ganas puede volver a jugar, después de un año, a pesar del dolor. Estoy intentándolo, estoy contento, siento que estoy jugando bien para el tiempo que llevo afuera”, había expresado Pella, campeón del ATP de San Pablo 2019, en una entrevista con Ámbito Financiero, hace dos meses.

El último partido de Pella había sido en el ATP de Moscú, el 19 de octubre del año pasado: fue por 6-2 y retiro ante el español Pedro Martínez. Desde ese momento, el zurdo nacido en Bahía Blanca se alejó de la competencia. Pero en abril pasado, a medida que hablaba con su médico y su kinesiólogo sobre la lesión en la rodilla (”No tengo cartílago en la rodilla y la articulación empezó a funcionar mal. Lo único que puedo hacer es fortalecer la zona y que trabajen el cuádriceps, los isquiotibiales y los glúteos”, había contado), se empezó a preparar y, anoche, logró el objetivo. Más allá de la lógica falta de ritmo de competencia, se lo vio en buenas condiciones y logró ganar varios rallies ante un jugador que es doce años más joven y que está en competencia. La intención de Pella es seguir fortaleciendo su cuerpo y jugar todo lo que el físico (y la motivación, en esta nueva etapa) le permita.

El rival de Juanma Cerúndolo en la segunda ronda del certamen uruguayo será otro argentino: Hernán Casanova o Facundo Díaz Acosta, que jugarán este martes.

El Uruguay Open, que reparte US$ 53.120 en premios y tiene como director a Diego Pérez (27° en 1984), también cuenta con la presencia de Leo Borg, el hijo de la leyenda, Bjorn Borg. El sueco, exnúmero 1 del mundo, está presente en Montevideo y, en una conferencia de prensa, se refirió a su “relación tenística” con su hijo de 19 años y 519° del ranking: “Prefiero no decirle nada a Leo. Él tiene su propio entrenador y equipo técnico. Junto a mi esposa disfrutamos viéndolo jugar. En caso de que me pida algún consejo, sin dudas, se lo daría, pero está jugando muy bien sin que le diga nada. Igualmente, es importante que podamos acompañarnos como familia. Por eso estamos aquí en Uruguay y estamos muy felices de haber venido”.

Acerca de las diferencias entre el tenis de su época y el actual, Borg (seis veces campeón de Roland Garros y cinco de Wimbledon), afirmó: “Es completamente diferente. Es muy fácil decir que hoy le pegan más fuerte a la pelota, pero la competencia se ha puesto muy fuerte. Incluso en este torneo vamos a ver un nivel muy alto. Sigo mucho los torneos porque soy el capitán del equipo Europa en la Laver Cup, así que miro a todos los jugadores del mundo. Hoy es muy impresionante el profesionalismo que tienen”.

Fuente: https://www.lanacion.com.ar/deportes/tenis/guido-pella-volvio-a-jugar-despues-de-un-ano-en-un-torneo-en-el-que-una-leyenda-acompana-a-su-hijo-nid08112022/

Volver arriba